A los inversores les tiemblan las canillas. ¿Habrá recesión en Europa?

24-5-2022. A estas alturas nadie duda de que se está desangrando la economía de la zona euro. Poco a poco y sin grandes hemorragias, pero está perdiendo fuelle casi cada día que pasa. La duda es si la desaceleración del crecimiento se convertirá en una recesión en toda regla.

De momento, el Banco de España ha lanzado un aviso a los navegantes. En junio revisará a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB para este año. En abril ya redujo su estimación hasta el 4,5 por ciento. Ahora se espera que baje el listón hasta el 4 por ciento.

También la Cámara de Comercio ha podado el árbol de sus previsiones. Mantiene las de este año en el 4,3 por ciento, pero ha reducido las del año que viene hasta el 2,8 por ciento, frente al 3,5 que espera el gobierno. La Cámara cree que la inflación media cerrará 2022 en el 7,6 por ciento, para reducirse hasta el 3,3 el próximo ejercicio.

Los analistas de Funcas se han sumado a la larga serie de instituciones y servicios de análisis que han reducido sus previsiones de crecimiento económico. Casi todos coinciden en que la esperada mejora del sector exterior no conseguirá enjugar la caída de la demanda interna. La Fundación de las Cajas de Ahorro ha rebajado sus expectativas de aumento del PIB en este año hasta el 4,3 por ciento, frente al 4,8 que manejaba anteriormente.

Guerra, inflación y subida de tipos complican la situación económica en Europa

Se alinea con las proyecciones del propio Gobierno, que ha reducido recientemente su estimación desde el 7 al 4,3 por ciento. Funcas justifica su decisión por los coletazos de la pandemia, por los efectos de la guerra en Ucrania y por la subida de los precios de la energía. Espera una inflación media del 6,9 por ciento este año, lo que supone 1,5 puntos por encima de su anterior proyección. Funcas espera que la inflación se reduzca hasta el 2,2 por ciento el año que viene, es decir muy cerca del objetivo el 2 por ciento que es el objetivo del Banco Central Europeo.

Mientras tanto, el FMI espera un crecimiento del PIB este año del 4,8 por ciento y la Organización de las Naciones Unidas, la ONU, ha advertido sobre los efectos de la guerra de Ucrania sobre la recuperación económica mundial. Este organismo ha rebajado en casi un punto su previsión de crecimiento global en este año, hasta el 3,1 por ciento desde el 4 por ciento que estimaba en el mes de enero.

Además de la guerra, pesarán sobre el crecimiento la elevada inflación y las consiguientes políticas de endurecimiento monetario por parte de los grandes bancos centrales, en especial los de Estados Unidos y Europa. Según la ONU la economía de Ucrania se contraerá este año entre un 30 y un 50 por ciento por la guerra, mientras la de Rusia lo hará en torno a un 11 por ciento. La sombra del enfriamiento económico es cada vez más alargada.

2 visualizaciones0 comentarios