Actas, actos, ictus...

11-4-2022. La reunión del consejo del Banco Central Europeo y los indicadores de inflación van a brillar con luz propia en la agenda financiera de esta semana. Son las cifras definitivas correspondientes al mes de marzo. Se conocerán los datos de IPC de España, Alemania y Estados Unidos. Para que nadie se aburra.

Ya se sabe que el IPC ha crecido en China en marzo a un ritmo del 1,5 por ciento, frente al 0,8 del mes anterior. Los precios industriales en el gigante asiático han aumentado un 8,3 %. Ambas cifras son superiores a las previsiones de los expertos.

El Banco Mundial cree que la economía de Ucrania se contraerá este año un 45 por ciento, aunque la caída definitiva de su PIB dependerá de la duración de la guerra. En Rusia, el PIB puede contraerse según el BM un 11 por ciento. Todo un ictus económico provocado por la guerra y por las severas sanciones de Occidente.

Esta semana, por cierto, contará con tan solo cuatro sesiones hábiles en la Bolsa. Cerrará el Viernes Santo. Tampoco abrirá el día 18, lunes de Pascua. La semana pasada se publicaron las actas del anterior consejo de gobierno del Banco Central Europeo.

Algunos de los consejeros consideran que hay que tomar medidas urgentes para luchar contra la subida vertical de la inflación. Los expertos creen que el BCE no tardará demasiado en comenzar a subir sus tipos de interés, aunque antes reducirá sustancialmente sus programas de compras de bonos.

Primero, reducción de estímulos, luego, aumento del precio del dinero, esa parece ser la estrategia de la autoridad monetaria europea, que se mueve entre la espada y la pared, entre la preocupación por la inflación (que alcanza ya el 7,5 por ciento en la eurozona y subiendo) y el enfriamiento de la actividad económica, lo que complica la toma de decisiones.

El BCE, pese a los efectos de la guerra en Ucrania, considera que es poco probable que se produzca una estanflación, es decir una caída del crecimiento económico simultáneamente a un aumento de la inflación. La próxima cita con la autoridad monetaria europea está prevista para el próximo jueves. Algunos analistas creen que subirá el precio del dinero dos veces antes de fin de año, en septiembre y en diciembre. A la fuerza ahorcan.

Al otro lado del Atlántico, la Reserva Federal de Estados Unidos dejó claro hace unos días que va a actuar de forma más agresiva. Los mercados esperan que, en la próxima reunión, prevista para el 4 de mayo, la Reserva suba otro medio punto su tipo de interés. Los augures esperan ver el precio del dinero en EEUU al cierre del año entre el 3,25 y el 3,50 por ciento.

Además, comenzará a reducir rápidamente su balance, es decir, comenzará a vender su abultada cartera de bonos para retirar liquidez del sistema. Según las actas de la última reunión de la Reserva, lo hará a un ritmo de 95.000 millones de dólares cada mes, que es una cifra muy superior a la que manejaban los mercados.


El objetivo es detener cuanto antes la escalada de la inflación, que roza ya el 8 por ciento en EEUU. Esta semana, además, comienza una nueva temporada de presentación de resultados en Estados Unidos. JP Morgan romperá el hielo el miércoles.

5 visualizaciones0 comentarios