Bill Gates, Jeff Bezos, Steve Jobs y un concejal de Cuenca

29-04-2022. En 2021, los ingresos de las cinco mayores empresa tecnológicas de Estados Unidos (Alphabet-Google, Amazon, Apple, Meta y Microsoft) alanzaron un valor de 1,4 billones de dólares, superando en conjunto el PIB español. Y, según todos los analistas, esta cantidad seguirá creciendo.

Por ejemplo, YouTube, solo una de las propiedades de Google, generó 29.000 millones de dólares en ingreso publicitarios en 2021. Se trata de una facturación superior a la del 80% de las empresas del índice SP500, que agrupa a las grandes empresas norteamericanas.


Estas ganancias y, sobre todo, sus amplios márgenes operativos (las tiendas online tiene una bajo coste de mantenimiento), convierten a estos gigantes tecnológicos en conglomerados poco menos que omnipotentes, todos ellos fundados, en su día, por caras mediáticas, que todavía se utilizan como ejemplo inspirador para los emprendedores.


Sin embargo, se trata de conglomerados y, como tales, tiene una estructura interna que condiciona su poder. Apple depende, en gran medida, de las ventas del IPhone, en franco retroceso, y de su tienda de aplicaciones. Amazon depende, no de su negocio minorista, sino de sus servicios en la nube (AWS). Y Google y Meta dependen, casi absolutamente, de sus ingresos publicitarios.


Ello sin olvidar las tiendas de aplicaciones de todos ellos, que proporcionan márgenes operativos en el entorno del 70%, aunque el volumen de ingresos no sea comparable al publicitario. Así, se establecen alianzas entre los gigantes: todos los dispositivos de Apple tienen configurado el buscador de Google por defecto. A cambio, Google paga a Apple entre 8 y 12.000 millones de dólares al año 8es decir, entre el 2 y el 3% de todos los ingresos de Apple).


Yo no "sabel decil" Bill Gates


Por su parte, meta (Facebook e Instagram) obtiene el 97% de sus ingresos de la publicidad. De esta, la franja del 5-10% superior constituiría el 90% del gasto publicitario (para Google, esta cifra es del 85%). Según una investigación interna del propio Google, un 20% de los anuncios proporciona un 80% de los ingresos por publicidad, fruto de una tecnología de big data cada vez más avanzada (“concentrador de cookies”), que redirige y selecciona los anuncios para mostrarlos a las personas, a las que más probabilidad estima de que ejecuten efectivamente una compra.


Por lo demás, según los últimos estudios económicos, actualmente, en su etapa inicial, las nuevas empresas invierten un 20% de su capital en tecnología en la nuble (cloud), un mercado dominado por Alphabet, Microsoft y, cada vez más, Amazon. Otro 40% se destina a marketing online, también dominado por Google, Meta y Amazon.


En resumen, aunque estos cinco gigantes pueden determinar las condiciones en las que nacen nuevas empresas (incluso si nacen o no) o las condiciones en las que se dan a conocer las empresas ya existentes, ellos son condicionados, a su vez, por el 5-10% superior de sus anunciantes (cuya retirada acarrearía graves problemas a cada una de ellas). Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Steve Jobs, Larry Page y Bill Gates fueron, son y han sido, correas de transmisión de un decil superior.


[“¿No sabe usted” decía un humorista, “que un Concejal de Cuenca en Madrid es un mojón?”. Y el concejal respondía: “Y en Cuenca también”]


30 visualizaciones0 comentarios