China y la SEC quieren poner puertas al mundo de criptoactivos

La reciente ilegalización de las criptomonedas por parte del banco central de China ha vuelto a poner en entredicho a las monedas virtuales. Un camino que podrían seguir otras grandes instituciones mundiales, aunque de momento BCE y Reserva Federal se han limitado a advertir sobre los riesgos de su alto riesgo tanto como producto de inversión como medio de pago.


El bitcoin sigue disparado pese a las presiones

Muchos analistas, sin embargo, creen que este tipo de medidas no buscan más que poner puertas al campo. No en vano, grandes gestoras están ofreciendo fondos de inversión en criptomonedas. Activos cuya viabilidad legal ha sido cuestionada por los reguladores, poniendo de relieve los riesgos de invertir en este sector de rápido crecimiento. Una amenaza que por ahora no está calando.


Grayscale Investments, que se denomina a sí mismo como la mayor gestora de activos de divisas digitales del mundo, lanzó un fondo hace dos meses que invierte en "tokens" vinculados a las plataformas de negociación de criptomonedas, entre ellas Uniswap y SushiSwap. Los inversores con mayor poder adquisitivo en Estados Unidos pueden comprar ya acciones de Grayscale Decentralized Finance (DeFi) Fund, que no cotizan libremente por ahora, aunque esperan hacerlo en futuro cercano abriendo su abanico de inversores.


La SEC, el organismo regulador de Bolsa y Valores de Estados Unidos, ha puesto en marcha una investigación sobre la "startup" que está detrás de Uniswap. El presidente de la SEC, Gary Gensler, ha informado que están analizando si el crédito en criptomonedas y las plataformas de negociación operan infringiendo las reglas del regulador.


Grayscale disolvió este año un fondo creado para invertir en la criptodivisa XRP y retribuyó a los inversores después de que la SEC demandara a la compañía que estaba detrás de este activo digital. El regulador argumentó a finales del año pasado que XRP es un valor cuyo distribuidor, Ripple Labs debería haberse registrado antes de vender al público. Ripple pone en cuestión este dictamen de la SEC y ha iniciado un pleito con el regulador en los tribunales federales.


La gestora viene siendo transparente, advirtiendo a los accionistas de sus otros criptofondos que la liquidación puede ser "desfavorable para los accionistas", en referencia al riesgo de que las ventas forzosas puedan provocar precios más bajos. Tal y como puede ocurrir con el resto de activos tradicionales.


La clave de toda esta disputa es si los "tokens" adquiridos para los fondos son valores y solo eligen aquellos que creen que no lo son. Si los activos utilizados por la plataforma para intercambias son considerados valores, entonces no habría ningún problema regulatorio. En cualquier caso, a los inversores, entre ellos fondos de cobertura, se les informa de los riesgos regulatorios, asegura la compañía.


Para esta firma, las prevenciones de la SEC se explican porque se trata de un nuevo espacio fuera de su control y se encuentran muy intrigados y preocupados con la innovación, pero también deberían entender que esos son riesgos que acompañan a esta clase de activos por su novedad, según el departamento jurídico de Grayscale.


Un argumento defendido por el fondo ante el Comité Bancario del Senado estadounidense. La SEC, sin embargo, insiste en que el bitcoin y el resto de criptomonedas no son un valor, lo que pone en puertas de la ilegalización el fondo de esta plataforma. Una lucha a muerte con el trasfondo de una economía mundial en quiebra por una deuda insostenible que amenaza el actual paradigma económico.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo