Comienza una semana de esas de órdago a la grande en los mercados financieros

23-5-2022. Arranca una semana de chichonera y coquillera, por si acaso. Los inversores necesitan más datos. Y los van a tener. El PIB de Alemania se conocerá el miércoles. El de Estados Unidos, el jueves. Son dos citas que los analistas de medio mundo han apuntado con letras mayúsculas en sus agendas financieras.


Y las han subrayado con un rotulador amarillo fosforito. La economía alemana, según el último dato conocido, está creciendo a un ritmo anual del 4 %. Pero podría debilitarse en los próximos trimestres si continúa el encarecimiento de las materias primas y/o se estrangula el suministro. Alemania depende en gran medida del petróleo y, sobre todo, del gas procedente de Rusia.

Por su parte, Estados Unidos está en el foco de atención de unos analistas que cada vez se muestran más preocupados. Nadie olvida que la economía estadounidense se contrajo un 0,4 por ciento en el primer trimestre del año respecto al cuarto de 2021. En tasa anualizada la contracción es de un 1,4 por ciento.

Esta semana los inversores tendrán que prestar atención también a otras relevantes referencias. Hoy -además del foro de Davos, de la reunión del Eurogrupo y de las recomendaciones económicas de la CE- se publicará en Alemania el informe del Bundesbank y, sobre todo, el índice IFO de confianza empresarial. Los mercados suelen estudiarlo con especial detenimiento.


Mañana comenzará la publicación de los índices PMI de actividad tanto en el sector servicios como en el industrial y tanto en Estados Unidos como en Europa y en Japón. En general los analistas esperan nuevos síntomas de debilidad económica.


La escalada de la inflación por el aumento del precio de la energía, el estrangulamiento de algunas cadenas de suministros internacionales, el debilitamiento de la actividad en medio mundo y las subidas en el precio el dinero componen un decorado muy complicado para la economía mundial. Algunos analistas ya hablan claramente de la probabilidad de recesión en Estados Unidos el año que viene y de una severa caída de la actividad en Europa.

El miércoles la cita es con las actas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos, que es el organismo que dirige la política monetaria del país. En aquella reunión, -la del día 4 de mayo-, la Reserva elevó el precio del dinero en medio punto, hasta la banda del 0,75 al 1 por ciento. Es, hasta el momento, su mayor subida en un día de los últimos 22 años.


Además, el banco central estadounidense acordó reducir progresivamente su abultado balance. La agenda del ese día se completará con las peticiones de bienes duraderos en el país de las barras y las estrellas.

El viernes se esperan los gastos e ingresos personales y la balanza comercial de EEUU. Dentro de casa el viernes se publicará la evolución de las ventas al por menor. Es un dato de gran peso específico teniendo en cuenta la complicada situación actual.

4 visualizaciones0 comentarios