El cierre de la fábrica de Pontevedra implica fuertes pérdidas para Ence, pero aún tiene esperanzas

1-3-2022. El fuerte impacto por el cierre de la fábrica de Pontevedra ha llevado a Ence a unas pérdidas de 190,4 millones de euros en 2021. Sin este impacto negativo, de unos 200 millones de euros, el grupo papelero y energético habría alcanzado un beneficio neto de 10 millones de euros frente a las pérdidas de 26,4 millones de euros de un año antes.

No obstante, Ence destaca que en 2021 ha tenido una fuerte generación de caja libre que a nivel consolidado ha alcanzado los 76 millones de euros, incluso después del pago de liquidaciones negativas de coberturas por importe de 106 millones, de la reducción en 21 millones el uso de las líneas de 'factoring' y de pagos por inversiones efectuadas en años anteriores por importe de 56 millones de euros.

La compañía afirma que contrató de manera excepcional en 2020 coberturas del precio de la celulosa y de la electricidad, en un contexto de precios mínimos y de elevada incertidumbre provocada por la propagación del Covid, con el objetivo de asegurar una generación mínima de caja.

Estas coberturas se terminaron con el cierre de 2021 y no hay más coberturas del precio de la celulosa o de la electricidad contratadas para próximos ejercicios, por lo que la compañía se beneficiará enteramente en 2022 del actual contexto de precios fuertes de la celulosa y de la electricidad.

Sin tener en cuenta las coberturas, el Ebitda del negocio de Energía Renovable se ha situado en 71 millones de euros en 2021, frente a un comparable de 42 millones de euros en el ejercicio anterior.

Desde el punto de vista de la caja, al EBITDA consolidado antes de coberturas de 79 millones en el cuarto trimestre y de 213 millones en el conjunto del año, se suman los 60 millones y 89 millones correspondientes a la diferencia entre el precio de mercado y el precio regulado de la electricidad (collar regulatorio) en los mismos periodos. Esta diferencia no se ve reflejada en la cuenta de resultados, pero sí en el flujo de caja.

La deuda neta del grupo se ha reducido en 76 millones de euros en 2021, cerrando el ejercicio en 102 millones, con una deuda neta de 122 millones en el negocio de Energía Renovable y una posición neta de caja de 19 millones en el negocio de Celulosa.

Pese a las pérdidas, las acciones de Ence han reaccionado con alzas del 7% tras conocerse el auto de la sección primera de la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo de fecha 23 de febrero de 2022 por el que se admite a trámite el recurso de casación presentado por Ence Energía y Celulosa contra la sentencia de la Audiencia Nacional de 15 de julio de 2021 que declaró la nulidad de la prórroga de la concesión de dominio público marítimo terrestre sobre la que se asienta la biofábrica de Pontevedra.

1 visualización0 comentarios