El euríbor se encarece en marzo y provoca un giro en la estrategia de la banca

4-4-2022. El euríbor ha cogido carrerilla y ya acumula tres meses consecutivos de subidas. El índice aplicado a las operaciones de préstamo entre entidades financieras europeas y al que se encuentra referenciadas la gran mayoría de las hipotecas en España ha cerrado marzo en niveles que no se veían desde julio de 2020 después de años en mínimos.

El euríbor ha repuntado en marzo hasta -0,237%, muy por encima del -0,335% registrado en febrero o del -0,477% del mes de enero y tras cerrar diciembre con una recaída a -0,502. Un espectacular giro al alza justo cuando se acaban de cumplir seis años después de que este indicador entrara en negativo, allá por febrero de 2016.

En los últimos doce meses, el euríbor ha experimentado un ascenso de 0,25 puntos, dejando cada vez más lejos los mínimos históricos registrado en enero de 2021, cuando se situó en el -0,505%.

El mercado empieza a recoger una subida de tipos en Europa

El cambio de rumbo, señalan los analistas, pone en evidencia la reacción de los mercados a las palabras de la presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, que a principios de febrero dejó la puerta a que su organismo podría estar dispuesto a subir los tipos de interés para contener la inflación.

La subida marca además un antes y un después en las hipotecas variables. Tanto a las que están en vigor, dado que el interés a abonar al banco se calcula con este índice de referencia, como a las que se contraten durante los próximos meses.

La actual cotización del euríbor supone que una hipoteca media a tipo variable, que en España es de 120.000 euros a 20 años, cuya revisión se produzca ahora pasará a pagar unos 10 euros más en su cuota mensual, lo que supondrá una diferencia anual de 120 euros respecto a marzo del año pasado.

El interés de estos productos se actualiza con el nuevo valor una vez al semestre o al año, por lo que el encarecimiento lo empezarán a notar aquellos préstamos que se revisen en las próximas semanas. De hecho, grandes entidades españolas se empiezan a frotar las manos. Por cada cuarto de punto de subida de este indicador, los expertos calculan que los seis grandes bancos españoles ganarán en conjunto unos 1.400 millones de euros.

Estimular las ventas y ganar clientes

En los últimos meses, la contratación de hipotecas a tipo variable ha estado perdiendo la batalla frente a las fijas. Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de hipotecas sobre viviendas constituidas en el conjunto de 2021 fue de 417.501, un 23,6% superior al del año anterior.

De ellas, el 32,3% fueron a tipo variable y el 67,7% a tipo fijo. Eso demuestra que la mayoría de los compradores venían apostando por un buen precio y una mayor seguridad a largo plazo. El cambio de escenario, sin embargo, puede provocar un cambio de estrategia de las entidades a la hora de incentivar las hipotecas variables en detrimento de las de tipo fijo. Al respecto, los expertos esperan un progresivo aumento de los tipos de interés de estas últimas.

Teniendo en cuenta las últimas medidas del BCE y el encarecimiento de la financiación a largo plazo para los bancos, la previsión de los expertos es que estas diferencias se acrecienten. Las variables serán sensiblemente más baratas a corto plazo, con el riesgo que eso implica por tener que asumir variaciones a futuro.

Eso puede avivar la guerra hipotecaria vivida desde 2021 por parte de las entidades financieras, en la que intentan competir con el nivel del euríbor, abaratando los precios para estimular las ventas y ganar clientes.

Las entidades esperan obtener ahora mayor margen con las hipotecas variables

La banca ha empezado así a modificar sus ofertas para adaptarlas al escenario actual. Hasta ahora, como el euríbor cotizaba en mínimos históricos, ganaban más dinero con las hipotecas fijas que con las variables. Por ello, ofrecían unos tipos fijos muy bajos -los más baratos de la historia de nuestro país, según el Banco de España- para atraer a los clientes hacia esta modalidad.

Pero este escenario ha cambiado con el repunte del euríbor en los últimos meses. A los bancos ahora sí les interesa que se firmen hipotecas variables, pues esperan ganar más dinero con ellas a medio y a largo plazo. Para incentivar su contratación, diversas entidades están apostando ya por empeorar o hasta eliminar sus préstamos hipotecarios a tipo fijo.

De momento, los bancos que han encarecido los intereses de sus hipotecas fijas han sido Bankinter (del 1,45% al 1,60% a 30 años), COINC (del 1,40% al 1,50% a 30 años), BBVA (del 1,45% al 1,50% a 30 años) e ING (del 1,40% al 1,75% a 25 años).

Ibercaja, por su parte, ha eliminado de su catálogo la Hipoteca A Un Paso, un préstamo a tipo fijo que tenía un interés del 1,30% a 20 años. Con el objetivo de atraer a los clientes hacia los tipos variables, BBVA, Bankinter y COINC también han abaratado sus hipotecas variables.

Ante estos cambios, advierten los expertos, el cliente puede pensar que es más favorable una hipoteca variable, pues su interés resulta más ventajoso a primera vista que el de una fija. Sin embargo, debe ser consciente de que, si el euríbor sigue cotizando al alza, el tipo de su hipoteca también aumentará, por lo que podría acabar pagando más dinero que si se hubiera decantado por un interés fijo.

6 visualizaciones0 comentarios