El IPC de la zona euro brilla esta semana en la pista central de los mercados

19-4-2022. Será una semana corta pero intensa. Con permiso de la asamblea de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, la gran referencia de la semana es el dato de IPC de la zona euro, que se conocerá el jueves, día 21. Según el indicador provisional adelantado que se publicó hace dos semanas, la inflación alcanza ya en Europa el 7,5 por ciento.


Todavía no se ha tocado el techo de inflación en el corto plazo, aunque los analistas más animosos creen que no falta mucho para que se alcance un nivel de inflexión. Siempre con permiso de la evolución de la guerra en Ucrania, claro, y de su impacto sobre los precios del petróleo, los carburantes y otras materias primas.

Los expertos creen que el BCE no tardará demasiado en comenzar a subir sus tipos de interés. De hecho, los analistas y los mercados esperan dos o tres subidas en Europa en el precio del dinero antes de que termine el año. Pero esperan muchas más en los próximos meses en Estados Unidos. Por eso el dólar se fortalece frente al euro. Esta mañana el cambio de la moneda común europea es inferior a 1,08 dólares. Marzo terminó con el euro muy cerca de 1,12 frente al “billete verde”.

En el mercado petrolero el barril de crudo del Mar del Norte se paga hoy a más de 113 dólares, cuando hace diez días se movía ligeramente por debajo de cien. La tensión ha crecido en este mercado después de que Libia haya informado de que varios campos han paralizado su producción de crudo. Quedan fuerza del mercado momentáneamente 1,2 millones de barriles de petróleo, lo que intensifica el desabastecimiento mundial que provocan las sanciones a Rusia. Se recrudece la ofensiva de Moscú en el este de Ucrania, lo que aumenta la presión todavía más.


Los precios subirán ante la tensión en la demanda de carburantes

Si Europa finalmente veta la importación de petróleo ruso, -tiempo al tiempo, que todo se andará- los precios subirán. Este nuevo foco de tensión eclipsa el efecto de los confinamientos de grandes ciudades chinas, que han provocado una caída de la demanda de carburantes. La contraparte es que, cuando China vuelva a la normalidad, los precios volverán a tensarse. Muchos analistas mantienen su proyección de 150 dólares por barril antes de que llegue le verano.

Hoy los inversores tienen una cita de obligado cumplimiento con la asamblea del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Se espera una rebaja en sus previsiones de crecimiento para el ejercicio en curso. La semana pasada, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, adelantó que espera ahora un crecimiento del PIB mundial este año del 3,2 por ciento, frente al 4,1 que estimaba anteriormente.

Además, ha advertido sobre el crecimiento de la deuda, lo que dificultará el crecimiento de la economía en los próximos años. También el Banco Mundial ha advertido de que los efectos de la guerra en Ucrania pasan por mayor pobreza, más hambre y mayor endeudamiento en las economías emergentes. El BM constata que nunca antes tantos países habían entrado en recesión al mismo tiempo. Mientras tanto la Organización Mundial del Comercio ha advertido de que la guerra en Ucrania y los confinamientos en algunas ciudades de China pueden lastrar la actividad económica mundial.

La OMC constata que la subida del precio del petróleo provocará nuevas subidas de la inflación y un menor crecimiento del PIB, que aumentará este año un 2,8 por ciento, frente al 4, 1 por ciento que estimaba anteriormente.

3 visualizaciones0 comentarios