El oro podría alcanzar los 10.000 dólares la onza en un escenario de guerra duradera

2-3-2022. Cuando la crisis provocada por la pandemia parecía estar en su recta final, con la recuperación de la economía ya en marcha, los inversores se vuelven a enfrentar a dos nuevos escenarios financieros. Ambos escenarios se antojan extremadamente peligrosos y podrían disparar el precio del oro hasta los 5.000 dólares o incluso los 10.000 dólares por onza; según los expertos de Auvesta, empresa especializada en depósitos de ahorro en metales preciosos.


Banco de España

El primero de ellos es el agravamiento geopolítico-militar en relación con Ucrania. Aunque se considere improbable una guerra directa entre las grandes potencias, Estados Unidos y Rusia, la situación en suelo europeo es peligrosa, tanto para la paz en el mundo como, muy concretamente, para la estabilidad monetaria, de los mercados financieros y de los mercados de materias primas.

Las materias primas del sector energético, concretamente el gas, no solo forman parte de la infraestructura vital del sistema, sino que además repercuten de manera desproporcionada en la inflación. Y precisamente esta inflación es el segundo reto.

Con un IPC ya por encima del 5% en la zona euro, la economía europea se enfrenta a un peligroso parón del crecimiento.

En ambos casos (acontecimientos geopolíticos e inflación), el principal beneficiado será el mercado de bienes reales, en particular el oro y la plata.

En este sentido, está clara la subida de ambos metales en los próximos meses. La duda estriba entonces hasta que nivel pueden llegar.


Los expertos de Auvesta plantean tres hipótesis para los metales preciosos

La primera de ellas quizás sea la más realista y conservadora. La refinería Heraeus publicó a principios de este 2022 un informe detallado sobre la evolución del precio del oro y de la plata. Su análisis presta atención a multitud de factores, incluyendo la cuestión de las posibles subidas de interés en Estados Unidos. A partir de ahí, los expertos de Heraeus llegan al siguiente pronóstico de precios hasta final de 2022 en el que el precio del oro pasará de 1.700 hasta los 2.120 dólares la onza, mientras que la plata podría subir de 20 a 32 dólares la onza.

La segunda hipótesis más peligrosa pasa por la agudización del conflicto militar al Este de Europa. En ese caso cabría esperar saltos más drásticos en la cotización de ambos metales preciosos. Si, además, los mercados de valores acusan la presión, ello podría actuar como acelerador. Los años 2011 (en el caso de la plata) y 2020 (en el caso del oro) demostraron lo rápido que pueden subir los precios.

En el caso de la devaluación masiva del dinero que origina la inflación y la crisis militar podrían impulsar la onza de oro por encima de los 5.000 dólares, con posibilidades clara en función de la profundidad de la crisis de alcanzar los 10.000 dólares, el pronóstico para la plata se situaría en una franja entre los 100 y los 250 dólares.

Una tercera hipótesis más drástica e inconcebible, pero no descartable sería la absoluta escasez de oro y plata. La mayoría de las personas desconoce, pero es algo que puede suceder, es que simplemente no queden ni oro ni plata físicos. De hecho, en 2020 y 2021 hubo fases durante las cuales numerosos proveedores, sencillamente, se quedaron sin existencias de ambos metales. En este caso, la subida de los precios sería incalculable, según los expertos de Auvesta.

10 visualizaciones0 comentarios