• EA

El presidente del BBVA, Carlos Torres, ganó 7,8 millones en 2021

15-2-2022. En el informe anual de remuneración de consejeros del BBVA se recoge que Carlos Torres Vila ganó 7,8 millones de euros en 2021 como presidente de la entidad, mientras el consejero delegado, Onur Genç, percibió 6,8 millones de euros. Una retribución impulsada por la consecución de objetivos. Unos salarios desproporcionados, para algunos, mientras la entidad sigue adelgazando su plantilla y su red de oficinas a marchas forzadas.


Carlos Torres, presidente del BBVA

En el caso de Carlos Torres, percibió 2,9 millones de euros en concepto de remuneración fija. Su retribución variable correspondiente al 2021 fue de 4,2 millones de euros. De acuerdo a la política de remuneraciones, el 40% de esta cantidad será percibida en 2022, repartida a partes iguales en efectivo y en acciones del banco.


El 60% restante se entregará en los próximos cinco años, a partes iguales y sujeto al cumplimiento de indicadores de evaluación plurianual preestablecidos. La aportación en 2021 al sistema de previsión para la jubilación fue de 300.000 euros y la remuneración en especie de 300.000 euros.


En el caso de Onur Genç, la remuneración fija fue de 2,2 millones de euros y la remuneración variable se elevó a 3,2 millones, en las mismas condiciones de diferimiento y de pago en efectivo y en acciones que en el caso del presidente.


El consejero delegado cuenta con un complemento a su retribución fija, en lugar de la pensión de jubilación (‘cash in lieu of pension’), y un complemento de movilidad, en atención a su condición de alto ejecutivo internacional, dos conceptos por los que ha percibido 1,3 millones de euros. Adicionalmente, el banco ha abonado 200.000 euros en retribución en especie.


BBVA obtuvo en 2021 su mejor resultado recurrente en diez años


BBVA ha cerrado 2021 con el mejor resultado recurrente de la década, así como con la propuesta del mayor pago por dividendo en efectivo en este período. La consecución de los objetivos fijada para dicho ejercicio ha alcanzado un 119% en el caso del presidente y un 121% en el del consejero delegado.


2020 no es un año comparable, ya que tanto el presidente como el consejero delegado renunciaron voluntariamente al bono de ese ejercicio, como gesto de responsabilidad en un periodo muy marcado por la pandemia", ha explicado BBVA.


"La remuneración variable está sujeta al cumplimiento de unos objetivos preestablecidos cada año para una serie de indicadores financieros relacionados con los resultados, la eficiencia y la rentabilidad; y no financieros, relacionados con la transformación, la satisfacción del cliente y la sostenibilidad", según la entidad.

49 visualizaciones0 comentarios