El sector crypto se encuentra en el ojo del huracán

02-06-2022. Para algunos expertos, el amago de rebote del bitcoin en los últimos días supone una posible señal de que el “criptoinvierno” vivido en los últimos meses haya podido llegar a su fin. La gran mayoría de analistas, sin embargo, creen que la tendencia bajista sigue vigente y que esta reacción no es más que el rebote del “gato muerto”.

El análisis técnico apunta a que este movimiento cumple con el patrón de un rally alcista en un mercado bajista, en línea con la evolución marcada por los mercados de renta variable.

Así lo pondría de manifiesto los desplomes sufridos en las últimas horas por el token SOL de la cadena de bloques Solana, una de las mayores criptomonedas después del bitcoin y el ether, tras sufrir su 'blockchain' su segunda interrupción en el último mes.

Las aplicaciones construidas sobre la cadena de bloques de Solana han quedado por momentos fuera de servicio y los validadores de la red no pudieron procesar nuevos bloques durante varias horas.

La cuenta de Twitter Solana Status alertó de este incidente y para solucionar esta última interrupción, los validadores tuvieron que reiniciar, siguiendo las instrucciones enlazadas desde esta misma cuenta de Twitter, que más tarde dijo que la interrupción duró cuatro horas y media.


Solana gana terreno entre las monedas digitales

En los últimos años, Solana ha ido ganando tracción en los ecosistemas de tokens no fungibles (NFT) y de finanzas descentralizadas (DeFi) porque es más barato y más rápido de usar que Ethereum.

Su blockchain procesa 50.000 transacciones por segundo, y su coste medio por transacción es de 0,00025 dólares, según su página web. Ethereum solo puede manejar aproximadamente 13 transacciones por segundo y las tarifas de transacción son sustancialmente más caras que en Solana.

Los inversores que se habían centrado en gran medida en Ethereum comenzaron a diversificarse en Solana y otras cadenas de bloques alternativas durante el enorme rally de las criptomonedas del año pasado, y Solana cerró una venta privada de tokens de 314 millones de dólares liderada por Andreessen Horowitz y Polychain Capital en junio de 2021.

Pero el último año y medio la cadena de bloques ha sufrido múltiples interrupciones. Recientemente, el 1 de mayo, Solana se bloqueó durante varias horas antes de que volviera a estar en línea tras un reinicio de su red de validadores.

La caída se produce además en un entorno de mercado de las criptomonedas muy complicado: el bitcoin ha puesto otra vez en juego la cota de los 30.000 dólares y el ethereum vuelve a los 1.800 dólares. La capitalización total del mercado apenas supera los 1,2 billones de dólares. Todo ello después de los desplomes sufridos por Terra y los problemas de transición de Ethereum.

2 visualizaciones0 comentarios