El tono más duro de la Reserva Federal hace dudar a las Bolsas mientras da alas al dólar

4-5-2022. Hoy, los mercados de medio mundo tienen una cita de obligado cumplimiento con la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, el FOMC para los amigos, que es el organismo que dirige la política monetaria del país de las barras y las estrellas. Se espera una subida de tipos de medio punto, pero no se descarta que finalmente sea de tres cuartos.

De momento se han crispado las Bolsas y se ha fortalecido el dólar después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, haya dejado bien claro recientemente que la Fed va a ser más agresiva en sus próximas decisiones. No le queda otro remedio si quiere poner coto a la desbocada inflación, que alcanza ya el 8,5 por ciento.

Los tipos seguirán subiendo en EEUU a lo largo de este año y parte del que viene, hasta dejar el tipo de interés de referencia, al menos, en el 3,5 por ciento.

La buena noticia, dentro de lo que cabe, es que algunos analistas creen que el IPC subyacente de Estados Unidos puede reducirse hasta el 4 por ciento a finales de año, siempre que no se mantenga la interrupción de las cadenas internacionales de suministro. La inflación subyacente se calcula sin tomar en cuenta ni los productos energéticos ni los alimentos no elaborados.


Sube la rentabilidad de la deuda

Esta situación se deja notar en el mercado de deuda pública en forma de descenso de los precios de estos activos y subida de sus rentabilidades. A este lado del Atlántico, el IPC de marzo de la zona euro no se alejó mucho de las previsiones, por lo que no impactó en los mercados de acciones. La inflación interanual se ha situado en la eurozona en el 7,4 por ciento, una décima por debajo del indicador adelantado que se publicó hace un par de semanas.

En España, la inflación ha bajado desde el 9,8 por ciento de marzo al 8,4 que apunta el dato adelantado de abril. Pero sigue en su nivel más elevado de los últimos 37 años. Además, la tasa subyacente, sin contabilizar los alimentos ni los precios de la energía, ha subido hasta el 4,4 por ciento. Un dato que pone los pelos de punta a casi todos los analistas.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, pronostica una inflación media del 6,2 por ciento en España este año. Más arriba sitúa el Banco de España el listón inflacionario. Coloca su previsión en el 7,5 por ciento, frente al 3,7 que pronosticaba en su informe anterior. El Gobierno, por su parte, ha rebajado su previsión de crecimiento y ha aumentado la de inflación. Abróchense los cinturones, que vienen curvas.

5 visualizaciones0 comentarios