¿Estamos en puertas de la III Guerra Mundial? Algunos gurús financieros dicen que sí

9-3-2022. El multimillonario gestor de fondos de cobertura Bill Ackman, uno de los gurús más seguidos por el mercado norteamericano, considera que la Tercera Guerra Mundial "probablemente ya ha comenzado" con la invasión de Rusia a Ucrania.

“En enero de 2020, tuve pesadillas sobre la posibilidad de una pandemia, pero todo el mundo parecía pensar que estaba loco. Ahora estoy teniendo pesadillas similares”, ha apuntado Ackman en uno de sus tuits del pasado fin de semana.

A principios de 2020, cuando apenas se habían confirmado menos de 7.000 casos de coronavirus en Estados Unidos, Ackman, consejero delegado de Pershing Square Capital, ya hizo una seria advertencia a las autoridades en una entrevista con la CNBC, solicitando el cierre de las fronteras durante 30 días ante el infierno que se acercaba. El tiempo acabó dándole la razón.

Aunque muchos le acusaron de alarmista con el fin de sacar tajada. Posteriormente acabó reconociendo que realizó este comentario después de que su fondo hubiera tomado posiciones de más de 2.000 millones de dólares en contra de los mercados.

Este fin de semana, Ackman ha vuelto a las andadas. Y no se sabe muy bien si por intereses de su firma o por un desarrollado “sexto sentido” ha asegurado que "la Tercera Guerra Mundial probablemente ya ha comenzado, pero hemos sido lentos en reconocerlo". No obstante, ha asegurado que existe cierto margen para la esperanza, pues todavía hay cosas que se pueden hacer "antes de entrar en una guerra caliente con Rusia".

Entre ellas “detener el absurdo de financiar la guerra con las comprar petróleo a Rusia”. Algo que tanto Estados Unidos como Europa parecen haber empezado a poner coto con varias propuestas como la prohibición de importación de crudo y gas ruso por parte de Biden, y las medidas de la Unión Europea para ir reduciendo la dependencia de los países europeos de los combustibles fósiles rusos.

Putin no dará marcha atrás en su afán por devolver la grandeza a Rusia

Otras de las medidas será el suministro a Ucrania del mejor armamento, inteligencia y aviones no tripulados de Occidente. "Eso permitiría a los miembros de la OTAN ayudar a Ucrania sin poner tropas sobre el terreno", según Ackman.

“Los ucranianos, con las armas y los recursos adecuados, han demostrado que tienen lo necesario para ganar la guerra, a menos que Putin se vuelva nuclear", subrayando que "nuestra razón para no hacer más parece ser nuestro miedo a provocar a Putin”.

Varios países de todo el mundo ya han suministrado armas y financiación para ayudar al país a defenderse de las fuerzas rusas invasoras. Por su parte, la administración del presidente estadounidense Joe Biden ha pedido al Congreso que apruebe miles de millones de dólares de financiación para Ucrania desde que Rusia lanzó su ataque el 24 de febrero.

Toda una provocación a los ojos de Putin. Por este motivo, Ackman considera que las reticencias de la OTAN a intervenir debido a la amenaza nuclear que representa Rusia fue un error estratégico. De hecho, Ackman se pregunta “¿Qué hacemos entonces cuando quiere más?” La amenaza nuclear no será diferente cuando Putin tome su próximo país, ya sea parte de la OTAN o no, y para entonces Occidente se encontrará en una posición estratégica aún peor.

La semana pasada, Putin puso las fuerzas de disuasión nuclear de Rusia en alerta máxima, diciendo que era una respuesta defensiva a la condena occidental de su invasión de Ucrania, y advirtiendo que cualquier país que tratara de interferir en Ucrania sufriría consecuencias no vistas antes en la historia.

Para Ackman esto supone que las aspiraciones de Putin habían crecido porque no se hizo nada para detenerlo durante las anteriores campañas de invasión de Rusia.

Las fuerzas rusas invadieron la vecina Georgia en 2008, un movimiento que vio una respuesta internacional "notablemente silenciada" . Una invitación informal a Moscú para más actos de agresión en la esfera tradicional de influencia de Rusia tal y como sucedió en 2014 cuando Rusia invadió y anexionó Crimea,.

Según Ackman, “estamos en los primeros compases de las aspiraciones globales de Putin”. “Con cada ‘victoria’, se envalentona para tomar más”. Putin está poniendo constantemente a prueba a Occidente, y “cada vez fallamos la prueba”, ha señalado.

Biden, el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, han descartado poner tropas sobre el terreno o imponer una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, argumentando que cualquiera de estas medidas conduciría a una escalada del conflicto y a un mayor sufrimiento humano.

Sin embargo, Biden ha dicho que Estados Unidos y sus aliados defenderían "cada centímetro de territorio de los países de la OTAN con toda la fuerza de nuestro poder colectivo".

Para el gurú, establecer una línea dura basada solo en la pertenencia a la OTAN supondrá dar a Putin carta blanca para invadir y subyugar a Suecia, Finlandia, Chipre, Irlanda, Austria, Malta y Suiza, y al resto de la antigua Unión Soviética si así lo considera oportuno.

El papel mediador de China en la invasión de Ucrania

Planteando un escenario en que el conflicto en Ucrania «solo puede empeorar», Ackman afirma que la única manera de disuadir a Rusia de atacar a más países era que Occidente utilizara todas las sanciones económicas a su disposición, así como dar a los ucranianos todas las armas que necesiten para defenderse.

Si las sanciones no tuvieran un impacto en las acciones de Putin, señala Ackman, la OTAN debería reconsiderar la aplicación de una zona de exclusión aérea sobre Ucrania. En última instancia, sin embargo, considera que la clave para poner fin a la crisis en Ucrania se encuentra en China.

“La única forma optimista que veo para salir de esta guerra es que China intervenga y negocie un verdadero alto el fuego y un acuerdo”, asegura. “En el acuerdo, los ucranianos podrían acordar que nunca entrarán en la OTAN. Rusia, a su vez, puede retirarse y las sanciones pueden revertirse”.

“Putin respeta y probablemente teme a China”, apunta el gurú americano. “China puede elevarse en el escenario mundial ayudando a resolver esta crisis. El tiempo se agota antes de que mueran muchos más niños de 18 meses”.


China, un aliado económico y estratégico de Moscú, de momento se ha puesto de perfil. No ha impuesto ninguna sanción a Rusia ni, al menos inicialmente, ha catalogado su ataque a Ucrania como una invasión. Sin embargo, Pekín ha hecho un llamamiento a la diplomacia y al fin de las hostilidades en Ucrania.

16 visualizaciones0 comentarios