Europa se sanciona a sí misma y financia a los dos bandos de la guerra de Ucrania

Actualizado: 17 may

16-5-2022. Unos pocos días después de la invasión de Ucrania, el sistema financiero ruso estuvo al borde del colapso. Las sanciones impuestas por Estados Unidos y apoyadas por la Unión Europea y por países como Suiza, llevaron al desplome del valor del rublo y provocaron un peligroso pánico bancario en el país.


En una reacción inmediata, el Banco Central de Rusia subió los tipos de interés, impuso controles al movimiento de capitales e inyectó liquidez al sistema bancario (todo, la más puro estilo de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo). Posteriormente, Rusia impuso el pago en rublos de sus importaciones y, aunque buena parte de sus reservas de divisas continúa congelada en los bancos de la red SWIFT, Rusia genera reservas por un valor de 1.000 millones de dólares al día gracias a sus exportaciones de gas y petróleo.


Por lo demás, China informó, este 9 de mayo de 2022, de que sus exportaciones a Rusia cayeron un 25% en abril (con respecto a abril de 2021), pero que sus importaciones procedentes del mismo país habían crecido un 59%. Por su parte, Alemania reporta un descenso de las exportaciones de un 62% y un descenso, también, de las importaciones de un… 3%.


En fin, aunque Rusia ha dejado de publicar sus datos económicos, se puede obtener una proyección de su balanza comercial a partir de la información de sus ocho mayores socios comerciales, anteriormente a la guerra, a saber: China, Alemania, Italia, Japón, Francia, Corea del Sur, Turquía y Estados Unidos. Sumando los datos de estos ocho países, obtenemos que Rusia ha reducido sus importaciones en un 44% y, sin embargo, ha aumentado sus exportaciones en un 8%.


El superávit comercial de Rusia crece con las sanciones


En consecuencia, los analistas económicos estiman que Rusia alcanzará este año el mayor superávit comercial de su historia. Según el IIF (Instituto Internacional de Finanzas), el superávit por cuenta corriente del país puede alcanzar, a finales del 2022, los 250.000 millones de dólares, es decir, el 15% del PIB ruso (en comparación con los 120.000 del ejercicio 2021).


En conclusión, y sin darle más vueltas, las sanciones de Occidente han impulsado (más que duplicado) el superávit comercial de Rusia y, por tanto, están financiando a esta en una mayor medida que a Ucrania. Y esto no se solucionaría con la prohibición de la compra de petróleo ruso, que, según Capital Economics solo comenzaría a tener impacto en 2023, concediendo tiempo a China e India para adaptar sus refinerías a un petróleo mucho más barato.


En resumen, la Unión Europea está financiado a Rusia con las pretendidas sanciones económicas, está financiando a Ucrania de forma directa (y, por tanto, eternizando la guerra) y está dispuesta a conceder ventajas competitivas a China e India, abaratando un petróleo ruso que ambas comprarán sin problema. No sé ustedes, pero, por mi parte, no alcanzo a comprender en qué puede beneficiar esta política a Europa.


37 visualizaciones0 comentarios