Fluidra sufre en Bolsa y pone en riesgo su suelo

El drástico giro en el perfil de Fluidra este año tiene a sus accionistas con el corazón en un puño. En poco más de seis meses ha pasado de los máximos absolutos a cerca de 37 euros por acción a cotizar a poco más de 19 euros. Una caída del 50% que ha cogido con el pie cambiado a los analistas.

De hecho, las principales casas de análisis mantienen altos potenciales de revalorización incapaces de detectar los duros ajustes ante una inexplicable pero generalizada pérdida de confianza. Una de las pocas firmas en reaccionar a principios de la primavera fue JP Morgan, pero apenas recortó su precio objetivo de 40 a 36 euros por acción.

El resto sigue confiando de momento en una reacción del valor, teniendo en cuenta que mantiene unos muy buenos fundamentales. La empresa, líder mundial en el negocio de equipamiento para piscinas, cerró el primer trimestre con un beneficio de 75 millones de euros, un 12% más. Eso le ha permitido mantener sus guías para el conjunto del ejercicio.

A ello se suma los continuos esfuerzos de la compañía por seguir creciendo de forma inorgánica y ampliando su posición global, aprovechando buenas oportunidades de negocio como ha sido la reciente integración de Kerex en Hungría.

Ahora, además, ha entrado en la temporada de verano, la más favorable para su negocio. La presión inflacionista sobre las materias primas, sin embargo, estarían trasladando al mercado cierta preocupación hacia la evolución de las ventas y, en consecuencia, hacia los resultados.

Eso explicaría en parte la importante fase bajista en la que ha entrado el valor, poniendo en riesgo el suelo que encontraba en las inmediaciones de los 19 euros por acción. En este sentido, señalan los expertos técnicos cabría esperar un rebote a corto plazo, pero si no se confirma en breve existe un alto riesgo de que el ajuste prosiga hacia las inmediaciones de los 15 euros por acción.

2 visualizaciones0 comentarios