Gasolina, gasoil, plumas y cohetes en las estaciones de servicio

21-8-2022. Está en boca de todos que los precios de los carburantes suben con rapidez cuando se encarece el petróleo, pero bajan muy lentamente cuando sucede lo contrario. Es lo que suele denominarse efecto pluma y efecto cohete. Suben verticalmente como un cohete, pero bajan con la lentitud de una pluma.


Ello se debe, en parte, a que pasa un tiempo hasta que el petróleo crudo se refina y se distribuye a las estaciones de servicio en forma de gasolina o diésel. Pueden pasar varias semanas o incluso un par de meses. Las petroleras tienen su reservas de gasolina, que van sacando al mercado progresivamente según sus necesidades y sus intereses, así que los precios no van en paralelo con la cotización del crudo en el día a día en los mercados internacionales.

Además, solo una pequeña parte del precio de la gasolina se debe al coste del petróleo. Casi la mitad corresponde a impuestos, como el IVA y el impuesto sobre hidrocarburos. Eso quiere decir que de lo que pagamos hoy por cada litoral repostar, más de 80 céntimos corresponden a impuestos.


Además hay otros costes que incrementan el precio de la gasolina, como los de transformación, el transporte o la comercialización, así como los márgenes de las diferentes empresas que participan en todo el proceso.


Al final, el precio del petróleo apenas supone un 40 por ciento de lo que los ciudadanos pagan por la gasolina en la estación de servicio. Además las gasolineras están mayoritariamente en manos de grandes grupos petroleros, por lo que no hay demasiada competencia en el sector. Por eso los carburantes no se mueven en paralelo con los precios del petróleo.


Una noticia buena y otra mala con el precio de los combustibles

La buena noticia, que también la hay, es que el euro ha subido en los últimos días frente al dólar, lo que suaviza la factura energética, que se paga en dólares. Un euro se cambia hoy por encima de 1,10 dólares, frente a 1,08 hace pocas fechas.


Hoy el precio medio de la gasolina sin plomo de 95 es de 1,81 euros, frente al máximo histórico que tocó hace unos días en 1,87 euros por litro. El diésel ha bajado de 1,85 a 1,79. Son precios medios, por lo que es posible encontrar gasolineras con precios algo más caros o algo más baratos. La baja de precios del petróleo se notará en las gasolineras muy poco a poco.

La mala noticia es que en los últimos días ha repuntado el precio del petróleo después de varias jornadas con intensos recortes. Hoy se paga a 111 dólares por barril, todavía muy lejos de los 140 que rozó hace una semana, pero por encima de los 98 dólares de hace una semana.


Ahora los mercados quedan a la espera de las medidas extraordinarias que tome el Gobierno el día 29 para reducir los precios, por la vía de los recortes de impuestos, por las ayudas fiscales a los agricultores y a los transportistas, por las subvenciones directas y por poner un tope los precios.


Una de las medidas que se esperan es la reducción del IVA de los carburantes del 21 por ciento hasta el 10 o el 5 por ciento. La bajada de precios del petróleo y las medidas del Gobierno se notarán en las gasolineras, pero dentro de algún tiempo. Hasta entonces habrá que llenar el depósito con güisqui del bueno, que casi sale más barato.




3 visualizaciones0 comentarios