IAG no acaba de levantar el vuelo y pierde 787 millones en el primer trimestre

6-05-2022. Pese a la recuperación de la demanda, los vientos siguen soplando en contra de IAG. La aerolínea ha contabilizado unas pérdidas de 787 millones de euros en el primer trimestre del año. Eso sí, tiene un cierto consuelo pues esta cifra supone una sustancial reducción frente a las pérdidas de 1.074 millones de euros registradas en igual período del año pasado.

El grupo hispano-británico registro una caída de las operaciones en los primeros tres meses del año de 731 millones de euros frente a 1.077 millones de 2021. Pese a este flojo arranque de ejercicio, el holding confía en que “la fuerte demanda de pasajeros a partir del segundo trimestre en adelante impulse la rentabilidad".

Las proyecciones de IAG en cuanto a su capacidad de transporte de pasajeros para el resto de 2022 son alrededor del 80% de la capacidad de 2019 en el segundo trimestre, un 85% de la capacidad en el tercer trimestre y un 90% de la capacidad en el cuarto trimestre. Eso se traduce en una capacidad en el conjunto del año en torno al 80% respecto a la cifra de 2019. En el caso de la capacidad del Atlántico Norte se espera que se acerque a la capacidad total en el tercer trimestre.

“La demanda se está recuperando con fuerza, en línea con nuestras previsiones. Esperamos recuperar la rentabilidad a partir del segundo trimestre en adelante y en el ejercicio completo", ha declarado Luis Gallego, consejero delegado de IAG. “El segmento vacacional premium sigue siendo el que muestra mejor evolución. A su vez, los viajes de negocios han alcanzado su nivel más alto desde el comienzo de la pandemia", ha añadido.

La liquidez del holding de aerolíneas se situó en 8.184 millones de euros a 31 de marzo de 2022, lo que supone un incremento de 241 millones de euros con respecto al 31 de diciembre de 2021. Además, ha destacado el Gallego, y el capital circulante ha evolucionado de forma positiva gracias a las reservas de vuelos para el resto del año.

IAG espera que su resultado de las operaciones sea positivo a partir del segundo trimestre, llevando tanto al beneficio de las operaciones como a los flujos de efectivo netos de las actividades de explotación a ser positivos en el ejercicio. Pasas imprescindibles para reencontrar lo antes posible el camino de la rentabilidad.


El mercado, sin embargo, no se muestra tan optimista y ha reaccionado con caídas de más del 8% a la presentación de estos resultados trimestrales.

2 visualizaciones0 comentarios