Ibercaja encuentra la ventana oportuna para salir a Bolsa y cumplir con la ley

Después de varios meses a la espera de encontrar el momento adecuado, Ibercaja Banco ha decidido dar ya por el fin su salto al mercado obligado por ley para crear un fondo de reserva ante potenciales necesidades de capital. La operación, que ayudará a acelerar su proceso de transformación tras 145 años de historia, se realizará mediante una oferta pública inicial de acciones ordinarias a inversores cualificados. Las acciones sean admitidas en las Bolsas de Valores Españolas para su negociación a través del Sistema de Interconexión Bursátil.

Su debut bursátil consistirá en una oferta de venta secundaria de acciones existentes por parte de Fundación Bancaria Ibercaja, el accionista mayoritario de la entidad. El objetivo es reducir su participación por debajo del 50% con el fin de cumplir con las obligaciones derivadas de la Ley de Fundaciones Bancarias.

El resto de las acciones, el 11,96% del capital, se encuentra en la actualidad en poder de la Fundación Círculo de Burgos, la Fundación Inmaculada de Aragón y la Fundación Caja Badajoz.

Una vez completada la oferta y asumiendo que la opción de sobreasignación sea ejercitada en su totalidad, la Fundación Ibercaja poseerá un 46,09% de las acciones de Ibercaja Banco. Con todo, la Fundación Ibercaja retendrá previsiblemente el control del Banco a efectos de la Ley de Fundaciones Bancarias.


La horquilla de precios podría estar entre los 1.600 y los 2.100 millones

Ibercaja última su salida a bolsa en un escenario muy favorable, aunque todo dependerá de la valoración final. Los analistas barajan una horquilla entre los 1.600 y los 2.100 millones de euros, suficientemente amplía para adecuarla al apetito inversor de los fondos cuando se ejecute la operación. Esa banda supone que Ibercaja cotizaría con un valor en libros entre las 0,5 y las 0,65 veces.

Los fondos obtenidos en la oferta serán destinados en gran parte a la constitución de un fondo de reserva en la Fundación para potenciales necesidades de recapitalización de la entidad, en caso de que sea necesario, en los términos establecidos por la ley.

Los responsables de la entidad aseguran que la oferta contribuirá además a impulsar las tres transformaciones en curso del Banco: la comercial, la operativa y la financiera. Convertirse en una sociedad cotizada ayudará además a acelerar la disminución del nivel de riesgo de su balance, la mejora de su solvencia, su proceso de transformación digital y la revitalización de su dinamismo comercial.

Los efectos positivos de cotizar en Bolsa

Otro de los efectos positivos, según el consejero delegado, Víctor Iglesias, “será la ampliación de la base accionarial mediante la incorporación de inversores institucionales y una base diversificada de accionistas, lo cual facilitará el acceso del banco a los mercados de capitales (incluso para instrumentos de deuda) y facilitándole la obtención de financiación adicional para su futuro crecimiento".

Eso sin contar con otras ventajas adicionales como son un mayor reconocimiento de la marca, una mayor transparencia, así como permitir relaciones más sólidas con stakeholders, tanto internos como externos.

Para Ibercaja, ha asegurado su presidente José Luis Aguirre, se trata de una operación histórica para la entidad y fortalece la confianza que todos tenemos en la proyección de futuro del banco, para dar continuidad así a los 145 años de trayectoria ejemplar que nos precede”.

El presidente se ha mostrado además convencido de que esta es la mejor opción disponible para impulsar la competitividad del proyecto corporativo y, a la par, cumplir con la ley de cajas.

Ibercaja busca mejorar su rentabilidad y solvencia con su Plan Desafío hasta 2023

El banco zaragozano, focalizado en clientes minoristas, se ha caracterizado por un modelo de “banca universal” para todas las necesidades financieras de sus clientes, con una amplia gama de productos y servicios bancarios y financieros, centrándose especialmente en las hipotecas de primera vivienda, la gestión de activos y los productos de seguros de vida-ahorro, la financiación a Pymes y los seguros de riesgo.

En abril de 2021, Ibercaja Banco lanzó su Plan Estratégico “Plan Desafío 2023” cuya ejecución está previsto que se desarrolle entre 2021 y 2023. Entre sus principales objetivos en rentabilidad se encuentra alcanzar un Rote del orden del 9% en el medio plazo, frente al 7,2% a septiembre de 2021 y una ratio de costes recurrentes sobre ingresos de aproximadamente el 55% respecto a la 64,13% durante los primeros nueve meses del pasado año.

En lo referente a solvencia, el Banco pretende mantener una ratio de capital CET1 del 12,5% y una ratio de capital fully-loaded del 17%, en línea con los logrados al cierre del tercer trimestre del pasado año. En cuanto al dividendo, la entidad aspira a distribuir un dividendo en efectivo de aproximadamente el 50% del beneficio en el medio plazo.

2 visualizaciones0 comentarios