Iberdrola gana 3.885 millones de euros cada vez más volcada hacia la energía verde

23-2-2022. El crecimiento en Estados Unidos y Brasil ha impulsado el beneficio de Iberdrola hasta los 3.885 millones de euros en 2021, un 8% más. Unos excelentes resultados, superando las expectativas del mercado, teniendo en cuenta la presión negativa del negocio de generación y clientes, afectado por los altos precios de la energía en España y Reino Unido.

La compañía ha mejorado además su solidez financiera gracias a la generación del flujo de caja, que ha crecido un 9%, hasta los 8.914 millones de euros.

"Estos resultados y las perspectivas de futuro en el negocio renovable permiten a Iberdrola reafirmar sus previsiones de crecimiento para 2022, año en el que espera alcanzar un beneficio de entre 4.000 y 4.200 millones de euros", ha apuntado la eléctrica presidida por Ignacio Galán.

El grupo energético propondrá así un dividendo de 0,44 euros por acción, un 5% más que en 2021. Es decir, 0,27 euros por acción adicionales, que se sumarán a los 0,17 euros por título abonados en concepto de dividendo a cuenta en febrero.

Por lo demás, la compañía ha vuelto a reafirmar su liderazgo en financiación verde, con 38.800 millones de euros disponibles bajo formatos verdes o sostenibles. La empresa cuenta con más de un 70% de los ingresos generados en países con una solvencia crediticia A.

La liquidez alcanza los 19.500 millones de euros, que cubren las necesidades de financiación de 24 meses, y la compañía demostró su capacidad de acceso a los mercados. En un contexto inflacionista, ya cuenta con el 80% de su deuda financiada a tipo fijo y una vida media superior a los 6 años.

La apuesta de Iberdrola por las inversiones renovables

La compañía ha destinado más de 4.300 millones de euros a las inversiones en renovables. Este impulso inversor ha permitido que el grupo instale 3.500 nuevos megavatios (MW) renovables en los últimos 12 meses y alcanzar los 38.000 MW de capacidad renovable en todo el mundo. La capacidad en construcción supera los 7.800 MW, de los cuales 2.600 MW son eólicos marinos.

Más de 4.400 millones de euros de inversión se han destinado a redes inteligentes, lo que supone un crecimiento del 23% respecto al mismo periodo del año anterior, en línea con la estrategia del grupo de reforzar una infraestructura clave para la transición energética y la electrificación de la economía. De esta forma, ya cuenta con 33.000 millones de euros en activos regulados.

El esfuerzo inversor y la evolución operativa han impulsado el beneficio bruto de explotación (Ebitda) hasta los 12.006 millones de euros en 2021 -lo que supone un crecimiento de 20% respecto al año anterior-. Con esta cifra, la compañía adelanta un año su estimación de beneficio bruto prevista para 2022.

El negocio de redes también ha mostrado una sólida evolución en todos los países gracias a los marcos regulatorios en vigor y las mayores inversiones, a pesar de los impactos negativos del tipo de cambio y del Covid.

El negocio de producción de electricidad y clientes se ha visto impulsado por el aumento de la capacidad instalada renovable, que ha conducido a un incremento de la producción del 7,9%, con una contribución destacada de la tecnología offshore por la entrada en operación de East Anglia 1.

Durante el ejercicio, la eólica marina se ha confirmado como uno de los vectores de crecimiento del grupo: cuenta con 1.258 MW instalados que se triplicarán con la construcción de 2.600 MW a 2025. La cartera actual de esta tecnología suma 33.400 MW.

1 visualización0 comentarios