La Bolsa, los bancos centrales, la inflación galopante y unos tipos de interés

14-3-2022. Con la inflación en el 7,9 por ciento en Estados Unidos, en el 7,6 en España y en el 5,1 en Alemania, todos los inversores vigilan con expectación los movimientos de los grandes bancos centrales del mundo mundial. La semana pasada el Banco Central Europeo no tocó el precio del dinero que sigue en el cero por ciento, con la facilidad de depósito en el menos 0,5. Esta es la cantidad que cobra a las entidades financieras que dejan aparcado su dinero en las arcas del BCE.


La novedad es que la autoridad monetaria europea ha aumentado el ritmo en el que reducirá sus compras de bonos, que finalizarán a finales de junio. Irá reduciendo progresivamente sus compras de deuda hasta eliminarlas por completo en esa fecha. Es su forma de luchar contra el repunte de la inflación en toda Europa.


Los analistas han interpretado que la primera subida de tipos de interés en el Viejo Continente no se hará esperar demasiado, pese al impacto de la guerra en Ucrania sobre la economía. El BCE dejó claro hace ya tiempo que comenzaría a elevar el precio del dinero no mucho después de que concluyeran las copras de bonos, cosa que va a suceder a la vuelta de tres meses y medio. Así que es posible que en el verano o inmediatamente después de la canícula se produzca esa primera subida de tipos.


Los analistas de la gestora suiza Julius Baer, al contrario de lo que opina el consenso del mercado, creen que el Banco Central Europeo no subirá el precio del dinero hasta el año 2024. Esperan que la inflación, pese a todo, vaya perdiendo algo de fuerza a lo largo del año.


Sin embargo, tras la invasión de Ucrania se han trastocado todas las previsiones. Parece claro que la inflación va a crecer todavía más al tiempo que se va a resentir la actividad económica. El fantasma de la estanflación en Europa crece cada día.


Esta semana le tocará el turno a la Reserva Federal de Estados Unidos. Los mercados esperan que modere su postura, aunque seguramente mantendrá su estrategia de elevar progresivamente el precio del dinero para luchar con la disparada y disparatada inflación.


Se espera que anuncie una primera subida del precio del dinero de un cuartillo de punto, frente al medio punto que pronosticaban los expertos hasta ahora. Además, ahora se esperan no más de cuatro o cinco subidas este año, cuando antes algunos analistas hablaban de hasta siete o incluso ocho alzas de tipos.


Los inversores vigilan también con el rabillo del ojo al Banco de Inglaterra, que este jueves reúne a su consejo de gobierno. La autoridad monetaria británica ya se ha puesto en marcha. Subió en febrero el precio del dinero un cuartillo de punto, hasta el 0,5 por ciento. Y dejó claro que su estrategia es elevarlo todavía bastante más para atajar la escalada de la inflación. Para intentarlo, al menos. Los mercados dan por hecha una nueva subida de tipos en Gran Bretaña esta semana.

7 visualizaciones0 comentarios