La Casa Blanca piensa abrir las puertas a las cryptos ante la alta demanda

31-3-2022. Desde que la Reserva Federal publicara su libro blanco en el que se exploran los pros y los contras de la emisión de un dólar digital, la Casa Blanca no ha dejado de buscar fórmulas para lograr un mayor control de los activos digitales.

Para ello, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden ha firmado recientemente una orden ejecutiva para que los organismos del país estudien las criptomonedas y la moneda digital del banco central (CBDC) con el fin de encontrar un enfoque común para regular los activos digitales.

Dicha orden establece una política nacional para los activos digitales que incluye prioridades como la protección del consumidor y del inversor, la estabilidad financiera, la financiación ilícita, el mantenimiento del liderazgo de Estados Unidos en el sistema financiero mundial y la inclusión financiera.

El objetivo, según las autoridades, es lograr una mayor protección de los consumidores. Las formas anteriores de innovación financiera han acabado perjudicando a las familias estadounidenses, según los altos funcionario de la administración Biden, mientras que han hecho muy rico a un pequeño grupo de personas, lo cual pone en “evidencia la necesidad de una sólida protección del consumidor”.

La orden impulsará al Tesoro de Estados Unidos a realizar un informe sobre un CBDC, en consonancia con los Departamentos de Justicia, Estado, Comercio, Seguridad Nacional, la Oficina de Gestión y Presupuesto y el Director de Inteligencia Nacional, para analizar si un dólar digital es una política sólida para el país.


China ha sido la primera en apostar por una divisa digital, pero vendrán muchos más

La administración está estudiando los pros y los contras de la CBDC, ya que Estados Unidos pretende mantener el papel central del dólar en el sistema financiero global internacional. Para ello, la Reserva Federal de Boston está estudiando la mecánica para diseñar su uso más adecuado en la economía estadounidense, en caso de que las autoridades se empeñen en crearlo.

El Departamento de Justicia también se encarga de determinar si es necesaria una nueva ley para emitir un CBDC, algo que China ya ha hecho con su yuan digital. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha dicho que el Congreso tendría que autorizar al banco central a emitir una ficha similar.

“Puede que China haya sido la primera gran nación industrializada en lanzar un CBDC con el yuan digital, pero no será la última. Ni mucho menos. De hecho, Powell ha confirmado que Estados Unidos está decidido a ponerse al día tras calificar a las monedas digitales de «inevitables en el mundo cada vez más digital en el que vivimos».

Aspectos técnicos, de seguridad y medioambientales en el dólar digital

Mientras tanto, la Oficina de Política Científica y Tecnológica hará un análisis de los aspectos técnicos de un CBDC, y trabajará con la Agencia de Protección Ambiental en el análisis del impacto medioambiental de los activos digitales.

La orden también encarga a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen a elaborar un informe sobre el futuro del dinero y los sistemas de pago, y que incluya el impacto potencial sobre el crecimiento económico y financiero, la inclusión y la seguridad nacional.

El Tesoro también tiene la tarea de dirigir un informe en consulta con los reguladores bancarios federales -junto con la FTC, la SEC y la CFTC- sobre qué medidas tomar para proteger a los consumidores, los inversores y las empresas. Recientemente, una oleada de fraudes, robos y ciberataques de criptoactivos ha dejado a los inversores en la estacada.

Analizar los riesgos de las criptodivisas

El Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera (FSOC), creado tras la crisis financiera de 2008 para vigilar los riesgos del sistema, deberá estudiar qué riesgos sistémicos plantean los activos digitales para el sistema financiero, centrándose en las ejecuciones y en lo que puede hacerse para prevenirlas. El Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros ya ha encargado al FSOC que estudie los riesgos sistémicos de las stablecoins.

El gobierno también trabajará en la coordinación de las regulaciones de las criptomonedas a nivel internacional para evitar lagunas en la supervisión de las regulaciones, garantizar el cumplimiento en todas las jurisdicciones y proteger contra el arbitraje en las criptomonedas a través de las fronteras.

Altos funcionarios de la administración afirman que la insuficiencia de la aplicación internacional de las redes y marcos contra el blanqueo de capitales es la mayor vulnerabilidad del ecosistema de las criptomonedas, que los delincuentes están explotando.

El uso de las criptomonedas supera los 3 billones de dólares

El crecimiento de las criptomonedas se ha disparado, llegando a superar los 3 billones de dólares de capitalización bursátil en noviembre pasado, frente a los 14.000 millones de dólares de hace cinco años. Las encuestas sugieren que alrededor del 16% de los adultos estadounidenses -aproximadamente 40 millones de personas- han invertido, negociado o utilizado criptodivisas.

Los estudios durarán entre 90 y 180 días de media. Una vez completados los análisis, el Tesoro recopilará la información y luego hará recomendaciones sobre los siguientes pasos a seguir.

Si bien la orden del presidente aún no se convertirá en una política real, es un paso para ofrecer claridad a la industria de las criptomonedas, que está hambrienta de reglas de juego y está perturbando la industria bancaria y el sistema de pagos global.

La orden ejecutiva del presidente llega después de que el Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros -compuesto por todas las principales agencias reguladoras financieras- encargara al Congreso la elaboración de un nuevo marco regulatorio para supervisar las stablecoins, al tiempo que recomendaba que sólo se permitiera a los bancos emitir stablecoins. Las stablecoins, una variedad de criptodivisas, tienen un valor vinculado a una moneda fiduciaria como el dólar estadounidense o el euro para contrarrestar la volatilidad.

Al mismo tiempo, la Comisión de Valores y Bolsa y la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas están estudiando cómo regular las criptomonedas y si los tokens digitales deben clasificarse como valores o materias primas, aunque no se han propuesto normas formales. Aunque se están produciendo importantes avances, los expertos del sector ven escasas posibilidades de que la regulación de las cripotodivisas alcance rango de ley antes de finalizar el año.

2 visualizaciones0 comentarios