La inflación se dispara y compromete la recuperación económica

La inflación acaba el año en su nivel más alto desde marzo de 1992 al situarse en diciembre en el 6,7%, según el dato del Índice de Precios al Consumo (IPC) adelantado publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De confirmarse, supondría un aumento de más de un punto en su tasa anual. Este es el mayor nivel de precios registrado desde 1992 y supone un grave riesgo para la estabilidad de la economía española.

En esta brusca evolución al alza destacan la subida del precio de la electricidad, mayor este mes que en diciembre de 2020. También ha influido, aunque en menor medida, el aumento de los precios de la alimentación, frente al descenso registrado el año pasado.


Cabe reseñar, aunque en sentido contrario, la bajada de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales, frente al fuerte incremento experimentado en 2020.


La inflación subyacente sube al 2,1%


Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta cuatro décimas, hasta el 2,1%, con lo que se sitúa casi cinco puntos por debajo de la del IPC general.


En tasa mensual, los precios de consumo han registrado en diciembre una tasa del 1,3% respecto al mes de noviembre, según el indicador adelantado del IPC.

Por otro lado, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se sitúa en diciembre en el 6,7%, más de un punto superior a la registrada el mes anterior. Por su parte, la variación mensual estimada del IPCA es del 1,2%.


0 visualizaciones0 comentarios