La reacción del mercado podría animar nuevas salidas a Bolsa este año

El paso atrás dado por Ibercaja en su proceso de salida a Bolsa debido a unas valoraciones por debajo de lo previsto parece haber enfriado el ánimo de nuevas salidas a Bolsa. Es cierto que en estos días se ha incorporado Atrys Health al mercado continuo, pero en su caso venía ya de cotizar unos años en BME Growth.

Con el Ibex 35 por debajo de los 9.000 puntos, la verdad es que las empresas no tienen demasiados incentivos para incorporarse al mercado, según los analistas. Sin embargo, de las últimas informaciones llegadas desde la CNMV se desprende que varias empresas españolas estarían esperando la ventana adecuada en las próximas semanas y meses para dar este importante paso.

Entre las empresas que decidieron dar el salto el pasado ejercicio destacan Línea Directa, Acciona Energía y Ecoener. Aun así, el mercado español sigue muy lejos del resto de Europa, donde 2021 fue un año récord de nuevas incorporaciones en la una década.

Entre los motivos de este escaso atractivo del mercado español cabe resaltar una cierta abundancia de liquidez que ha ofertado una alternativa de financiación atractiva y a costes bajos para las empresas.

En segundo lugar, la extrema volatilidad del mercado ha hecho que las condiciones para las llamadas ventanas en las que apelar al mercado fuesen tan cambiantes que el riesgo de fracaso de las colocaciones era excepcionalmente alto.

Y, por último, están las lógicas precauciones de algunos accionistas de compañías que pudieran ser candidatas a salir a Bolsa ante la pérdida de control o a la mayor información y transparencia exigidas a la hora de cotizar.


La incorporación de Solaris a Bolsa, un deseo del mercado para este año

En cualquier caso, conforme se vaya recuperando el mercado, los operadores confían en una progresiva incorporación de nuevas compañías con especial incidencia en el sector de renovables. Todo apunta a que Repsol, Eni y Enel acabarán sacando sus negocios de renovables a mercado, siguiendo los pasos de acciona.

A ellas se espera que se sume también Windar, con una valoración próxima a los 800 millones, después de la empresa asturiana cancelara este salto el pasado mes de otoño ante la elevada volatilidad del mercado.

Por último, en los patios de operaciones se especula también con la posibilidad de que CAF saque a bolsa su filial Solaris, que se convertiría en la primera empresa cotizada de autobuses eléctricos y de hidrógeno.

3 visualizaciones0 comentarios