La recuperación del dólar favorece a muchas empresas españolas y a los pescadores en río revuelto

En los patios de operaciones se barrunta la posibilidad de que pronto llegue una nueva fase de dudas y de incertidumbre a las Bolsas y a los mercados de deuda. El oro y el dólar, por el contrario, pueden beneficiarse si se produce un trasvase de dinero de unos mercados a otros. Porque no todos los activos pierden interés a la vez. De hecho, los pescadores especializados en ríos revueltos siempre encuentran inversiones rentables.


Parte del dinero internacional se ha dirigido en las últimas semanas hacia el “bund” alemán, lo que puede interpretarse como síntoma evidente de que ha crecido la preocupación entre los inversores internacionales sobre el futuro de la economía. Es el llamado “flight to quality” o vuelo a la calidad. La rentabilidad de los bonos germanos sigue en negativo, pero cada vez menos. Su rendimiento se mueve en sentido inverso al precio.


Los mercados temen que los próximos trimestres puedan ser más complicados que los anteriores para la economía mundial. Parece que se está enfriando la incipiente recuperación, tanto en Europa, como en Japón y en Estados Unidos... Así que los inversores buscan un puerto de atraque seguro en el que esperar a que escampe y el mundo pueda dar por superados los efectos de la pandemia. Pero todavía queda mucha tela que cortar.


Es previsible, según los expertos, que el dólar se fortalezca todavía un poco más en su cruce con el euro, ya que la Reserva Federal tiene claro que debe subir el precio del dinero con rapidez, mientras el BCE se muestra más cauteloso. Una mayor revalorización del dólar frente al euro beneficiará a las empresas españolas que tienen parte de su negocio en el exterior.


De la previsible ralentización de la actividad se beneficiarán los ciudadanos que llevan sobre sus espaldas la pesada carga de una hipoteca, porque el BCE, en esta tesitura del alta inflación, mantendrá bajo el precio del dinero todavía durante bastante tiempo. De hecho, no se espera una subida del precio del dinero en Europa, al menos, hasta finales de año o comienzos de 2023.


Las empresas exportadoras salen ganando con un dólar fuerte


Esta es la opinión generalizada de los expertos y de los analistas. El debilitamiento del euro beneficia a las empresas exportadoras europeas, entre las que brillan especialmente las alemanas. Dentro de casa hay numerosas compañías que consiguen gran parte de su facturación y de sus resultados fuera de la zona euro. Entre ellas se encuentran Ebro Foods, Viscofán, Telefónica, Iberdrola o Abengoa.


Más de la mitad del beneficio bruto de Ebro Foods se genera en Estados Unidos. Entorno a la mitad de la facturación de Viscofán se produce en dólares, y más o menos el mismo porcentaje de EBITDA de Iberdrola se genera en dólares y en libras esterlinas. Por su parte, Telefónica consigue, -more or less-, la mitad de sus ventas y de su beneficio bruto fuera de la zona euro, así que también se beneficia por la recuperación del dólar frente a la moneda común europea. También Abengoa genera gran parte de sus ingresos fuera de Europa, en especial en EEUU y Brasil.


Otras empresas españolas se ven beneficiadas por la recuperación del dólar. Por ejemplo, Laboratorios Grifols, Técnicas Reunidas, Repsol, Mapfre, BBVA, Arcelor Mittal, Naturgy, Ferrovial, ACS, Acciona y Gamesa. Un importante porcentaje de los ingresos de estas empresas están denominados en dólares (o en divisas latinoamericanas que tienen una alta correlación con el “billete verde”), por lo que se verán favorecidas también por un mayor fortalecimiento de la divisa norteamericana.

1 visualización0 comentarios