La tensa situación geopolítica y económica mantiene en vilo a los mercados... y a la ciudadanía

3-05-2022. Tranquilidad y buenos alimentos es lo que aconseja del refranero para tener una vida saludable. Pero en estos días es difícil tener tanto lo uno como lo otro. La situación económica y geopolítica impide el sosiego. Las subidas generalizadas de los precios de los alimentos dificultan sentarse a la mesa con la pachorra necesaria para disfrutar el momento.

Banco de España

El Banco Mundial cree que los altos precios de la energía y de los alimentos se mantendrán durante al menos tres años. La inflación alta está, por tanto garantizada. La buena noticia, dentro de lo que cabe, es que los analistas del banco de negocios Goldman Sachs creen que el IPC subyacente de Estados Unidos puede reducirse hasta el 4 por ciento a finales de año, siempre que no se mantenga la interrupción de las cadenas internacionales de suministro. La inflación subyacente se calcula sin tomar en cuenta ni los productos energéticos ni los alimentos no elaborados.

El IPC subyacente de España, nadie lo olvida, ha subido en abril un punto, hasta el 4,4 por ciento. Un dato que provoca incertidumbre y urticarias a partes iguales entre los inversores. El hecho de que la tasa general de inflación se ha reducido desde el 9,8 al 8,4 por ciento no ha conseguido calmar los temores de casi nadie.


La economía española no se contraerá en ninguno de los trimestres de este año

Según una encuesta realizada por los analistas de JP Morgan Asset Mangement, la confianza de los inversores españoles se ha hundido a finales de marzo hasta una lectura de menos 3,7 puntos, que es su nivel más bajo de los dos últimos años. La invasión de Ucrania ha dado al traste con un año de constantes mejoras en este indicador. El nivel actual de pesimismo es parecido al que se alcanzó en plena pandemia de coronavirus. De hecho, según esta encuesta de JP, actualmente el 60 por ciento de los inversores es pesimista.

Y vienen más tiempos difíciles. Eso piensan numerosos servicios de estudios, entre ellos los del Fondo Monetario Internacional, el Banco de España, BBVA, CaixaBank o Funcas. También el propio Gobierno de España ha rebajado sustancialmente sus previsiones. No hace mucho la Airef, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, ha recortado dos puntos su estimación de crecimiento del PIB, hasta el 4,3 por ciento en el año en curso.

Espera, además, una inflación media del 6,2 por ciento este año. La renta disponible de los hogares españoles se reducirá este año en 16.700 millones de euros, según las cifras que maneja Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorros. Pero no esperan estanflación, ya que la economía española no entrará en contracción en ninguno de los trimestres del presente ejercicio. Algo es algo.

4 visualizaciones0 comentarios