La tortura refinada del precio de la gasolina

15-6-2022. Algo que no se suele señalar cuando se habla de una subida de más del 50% del precio de la gasolina, es la buena de parte de incidencia del proceso de refinado del petróleo en el precio final del carburante.

Como bien sabrán, el petróleo crudo apenas es utilizable en ninguna de sus funciones. Necesita, entonces, un proceso de refinado en una plantas (refinerías) que no suelen estar (aunque esto está cambiando) en el mismo país de origen del crudo. Por tanto, la refinería constituye un eslabón más (un eslabón fundamental) en la “cadena de suministro” de los carburantes y, por tanto, afecta a su precio final.


Y, efectivamente, también hay “cuellos de botella” en la cadena de refinerías del mundo. En primer lugar, porque tanto la Unión Europea como los Estados Unidos han dejado de invertir en la construcción de estas plantas, dado que e petróleo no es una energía contemplada en la famosa Agenda. De este modo, la “capacidad de refinado” de los países desarrollados se ha reducido, desde 2020, en 3 millones de barriles por día.


No obstante, la “capacidad de refinado” global está creciendo, porque China, India y los países del Golfo Pérsico (ante todo Arabia y Catar) sí que están invirtiendo en ella. Sin embargo, China ha decidido, presuntamente, cumplir con sus “compromisos climáticos”, dejando de exportar productos refinados (principalmente, el petróleo), es decir, utilizando el proceso de refinado solo para productos de consumo nacional.


Así, ha reducido su exportación en un 50% en lo que va de ejercicio 2022 y prevé dejar de exportar completamente “productos refinados intensivos en carbono” en 2025. De resultas, el 7% de la capacidad de refinado mundial está quedando sin uso.


China, India y otras refinerías


En tercer lugar tenemos, cómo no, la Guerra de Ucrania. O, si hablamos del precio del carburante, los efectos de las sanciones europeas y americanas contra Rusia. Según los propios servicios de inteligencia británicos, a día de hoy, Rusia exporta más crudo que antes del inicio de la guerra. En particular, Inda ha aumentado sus importaciones de Rusia en 700.000 barriles diarios.


Por otro lado, efectivamente, Rusia exporta ahora menos petróleo refinado. Se estima este déficit en 500.000 barriles por día. Entonces, como hay crudo y no refinado, los barriles de crudo de Rusia están colapsando la capacidad de refinado de la India, que era, por cierto, la principal “refinería” de la Unión Europea (a la que la ecología solo parece importarle dentro de sus fronteras…).


Mejor resumamos, por si nos hemos perdido: la gasolina está más cara, mucho más cara, porque no invertimos en su cadena de suministro, porque China tiene unos compromisos climáticos que cumplir y, finalmente, porque India no nos cubre la inversión que no hemos hecho ni los compromisos que hemos adquirido. Está más que ocupada, comprando muy barato el petróleo que Occidente ha desechado.


7 visualizaciones0 comentarios