Las aguas bajan turbias en Unicaja, cada vez más parecida a la casa de los líos

Actualizado: 21 mar

Tal es el guirigay generado en el consejo de Unicaja que la entidad se ha visto obligada a remitir un comunicado a la CNMV explicando las últimas dimisiones de los consejeros. En los últimos 30 días han presentado su renuncia los consejeros independientes Manuel Conthe Gutiérrez, Ana Bolado Valle y Manuel González Cid, por las que ahora vuelve a dar explicaciones a requerimiento del organismo regulador.

Al respecto, la entidad asegura que las bajas de los citados consejeros se han producido en los tres casos por dimisión del consejero afectado y en ningún caso como consecuencia de un cese decidido o propuesto por la sociedad.

En el caso particular de Conthe y Bolado, el mandato de ambos caducaba el próximo 27 de abril de 2022, al igual que el mandato de otros cinco consejeros. En este contexto de renovación parcial del Consejo de Administración, la entidad tenía propuestas de reelección de cuatro consejeros dominicales y de nombramiento de un nuevo consejero dominical, procedentes de accionistas que, por su nivel de participación accionarial, tienen un derecho legal a obtener dicho nivel de representación en el consejo de administración de la entidad.

Ante dicha circunstancia y siendo el número de miembros del consejo de Unicaja Banco de quince, el máximo permitido por sus estatutos y recomendado por el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas (“CBG”), el Consejo decidió acorar en su reunión de 15 de febrero de 2022 la no renovación de uno de los consejeros independientes cuyo mandato correspondería renovar.

Decisión adoptada por mayoría (once votos a favor, dos en contra y dos abstenciones), sin decidir en ese momento el consejero que no sería propuesto para su reelección. De este modo, el número de consejeros independientes queda fijado con carácter temporal en un tercio del consejo, lo que en todo caso cumple con la recomendación del CBG.

Por último, la entidad reconoce a la CNMV que la dimisión de Bolado estuvo influenciada, a su juicio, porque las votaciones sobre los nombramientos estaban alejando al banco de las prácticas de buen gobierno que los inversores y reguladores tienen derecho a esperar de una sociedad cotizada, y especialmente, de un banco.

5 visualizaciones0 comentarios