Las dudas atenazan a Arcelor Mittal presionada por la inflación , la menor demanda y China

Después de comenzar el año como uno de los valores con más potencial del mercado continuo, Arcelor Mittal va camino de convertirse ahora en una de las mayores decepciones del mercado. La recuperación de la demanda de acero en los dos últimos años había propulsado la acción y todo apuntaba a que iba a seguir así a lo largo de este ejercicio.


Sin embargo, la inflación, en especial por el alto coste de la energía, y el deterioro económico global provocado por la guerra de Ucrania han frenado en seco estas expectativas, obligando a los analistas a poner los pies en el suelo respecto a su visión del grupo.

Una de las primeras firmas en hacerlo ha sido JP Morgan. El banco estadounidense ha recortado su recomendación de sobreponderar a neutral tras meter un tijeretazo a su valoración desde los 48 euros por acción hasta los 32,5 euros.

Aunque esta estimación de precio objetivo se encuentra muy por encima de su actual cotización de mercado, en torno a los 23 euros, estos analistas consideran prudente mantenerse al margen por lo que pudiera pasar.


Alto riesgo de contracción económica

De momento, no cabe esperar una recesión en las economías desarrolladas, pero lo cierto es que la posibilidad de una contracción económica, según sus expertos ha subido "hasta el 40% el próximo año", por lo que consideran "prudente tener en cuenta supuestos más conservadores para reflejar una menor demanda" en el mercado mundial del acero. En este difícil contexto, la compañía tiene además que bregar con los bajos precios de la producción en China.

En este sentido, han recortado hasta el -9% y -5% su previsión de demanda global en el próximo año y medio frente a su anterior previsión, que incluía una subida del 4% este año y del 2% el siguiente. Además, han incluido en sus previsiones menores precios "a corto plazo", pese a que "a largo plazo" anticipan precios más altos, debido a una mayor demanda por el mayor desarrollo de las renovables y la descarbonización de la economía.

La firma considera que la demanda no volverá a niveles normalizados hasta el primer trimestre de 2024, y eso asumiendo que el suelo de la recesión se alcance en el primer semestre de 2023.

Pese a los notables esfuerzos de desapalancamiento, los riesgos de volumen y precio a corto plazo y la incertidumbre macroeconómica justifican esta cautela respecto al sector y en concreto con Arcelor Mittal y es probable que los resultados de este segundo trimestre ya empiecen a reflejar de forma negativa el cambio de ciclo en los resultados.

La única compañía del sector sobre la que JP Morgan mantienen un consejo de 'sobreponderar' es la sueca SSAB, porque consideran que ya ha descontado este peor escenario económico en su valoración bursátil.

Desde el punto de vista técnico tampoco lucen bien las cosas para Arcelor Mittal. La reciente pérdida del suelo en la zona de los 21 euros por acción abre un preocupante hueco bajista que no encontraría suelo firme de nuevo hasta las inmediaciones de los 20 euros. Unas malas sensaciones que, además, están aprovechando los inversores a corto para hacer su agosto.

2 visualizaciones0 comentarios