• EA

Las malas noticias nunca le llegan solas a Aena

La decisión de la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana de no iniciar el procedimiento de modificación del DORA 2017-2021, supone un serio varapalo para Aena. Esta decisión junto con el recorte del precio objetivo de Berenberg se le han atragantado a su cotización en Bolsa.


El gestor aeroportuario había instado a esta modificación y solicitaba una compensación, pero Aviación Civil considera que ni se aprecia la concurrencia de todas las circunstancias excepcionales a las que se refiere la ley ni se observan elementos en el DORA de cuya modificación pudiera derivarse la compensación solicitada.

Una decisión con la que Aena no está de acuerdo. Por ello, el pasado 21 de enero planteó un recurso administrativo ante la Secretaría General de Transportes y Movilidad, sin perjuicio del ejercicio de otras acciones que pudieran corresponder en defensa de sus intereses.


Berenberg recorta el precio objetivo de Aena a 145 euros por acción

Este golpe ha coincidido además con una revisión a la baja Aena por parte de los expertos de Berenberg. La firma aconseja mantener tras rebajar su precio objetivo de 155 euros a 145 euros por acción.

Con todo, la firma sigue considerando a Aena como "el más defensivo de los valores de aeropuertos frente al potencial riesgo a la baja". La firma argumenta que los catalizadores alcistas (mejor que resultados esperados en la regulación y las rentas minoristas) ya se han materializado, mientras que el rendimiento superior del tráfico no ha sido suficiente para volver a calificar las acciones hasta el momento"

A ello se suman grandes interrogantes sobre la recuperación del tráfico para el sector. El mejor de los escenarios para el tráfico de pasajeros sería una recuperación relativamente rápida a los niveles de 2019, pero este es solo un extremo de un espectro de resultados, con riesgos significativamente inclinados a la baja tanto a corto como a largo plazo.

En 2022, los expertos de la firma creen que "persistirá el riesgo de una variante adicional. A largo plazo, las perspectivas para los pasajeros de negocios y los viajes intercontinentales siguen siendo un misterio". Estiman que hasta el 30% de los viajeros de negocios, un 7% de los pasajeros aéreos europeos en 2019, podría no volver a volar.

Todo apunta también a que la rentabilidad del capital del grupo continuará deprimida y es probable que persista por debajo de los niveles previos a la pandemia para la mayoría de las compañías del sector, dados los balances enormemente ampliados en una base de tráfico de pasajeros más baja. Por lo tanto, es probable que los vientos en contra de la valoración continúen durante algún tiempo.

Un panorama que ha enturbiado la recuperación mostrada por la cotización de Aena en el arranque del ejercicio y podría cambiar la tendencia alcista de las últimas semanas. Ahora el perfil técnico muestra más dudas y podría recaer hasta los 140 euros o incluso hasta los 130 euros por acción de persistir las tensiones geopolíticas en Ucrania.

1 visualización0 comentarios