Las monedas virtuales cambiarán el sistema económico ante el declive del dinero físico

5-05-2022. El mundo de las finanzas se enfrentará a cambios extraordinarios con el desarrollo de las monedas digitales del euro, el dólar y el yuan. Eso supondrá un importante abaratamiento de los costes. Pero, además, de debe producir un reseteo del actual dinero físico hacia los activos digitales que supondrá un enorme hito a desarrollar. Un cambio sustancial que debe contribuir a la mejora de la economía.


El dinero físico, recuerdan los expertos, se encuentra en pleno declive ante las políticas monetarias llevadas a cabo en los últimos años por los bancos centrales gracias a su poder monopolístico de la emisión de papel moneda. De este modo, la actual riqueza de los países no es más que una gigantesca bola de deuda pública, corporativa y privada. Algo imposible de pagar con el modelo actual.

Ahora, las criptomonedas descentralizadas se presentas como una solución a este dinero antiguo y viejo. Con todo, las autoridades tienen miedo a que las criptomonedas acaben sustituyendo a ese dinero sucio ante la posibilidad de perder el su controlo y para ello están respondiendo con sus stablecoins, monedas oficiales, centralizadas.

Estas monedas digitales de bancos centrales podrían convertirse en la innovación financiera más revolucionaria desde, la creación del dinero, pero no resolverán los problemas actuales de las economías si no nacen con un reseteo del dinero actual.

En este caso sí tendría un efecto positivo para la economía y el sector financiero. En caso contrario solo será más de lo mismo con un dinero cada vez más centralizado y manipulado para mantener un control total sobre los ciudadanos. Lo único positivo es que sería más rápido en transacciones y más transparente,

Las autoridades no quieren perder ni el monopolio ni el control del dinero

Con las stablecoins centralizadas. las autoridades confían en competir con las criptomonedas de igual a igual, algo que hasta ahora estaba fuera de su control. Una exigencia muy demandada por las instituciones financieras y bancos privados, interesados en poder ofrecer a sus clientes propuestas tecnológicas más digitales y disruptivas que las nuevas generaciones están demandando.

Powell, Lagarde y otros banqueros centrales subrayan que sus fichas digitales son una forma de dinero “de confianza”, respaldado por el pleno crédito del emisor soberano, esto quiere decir que este nuevo dinero será centralizado y controlado por bancos y Gobiernos. Todo lo contrario de lo que representa blockchain, un sistema p2p donde las personas son soberanas de su dinero y no necesitan intermediarios para actuar con él. De este modo, el nuevo dinero centralizado mantendrá los mismos problemas del actual dinero físico, marcado en especial por unas comisiones altas al intervenir numerosos intermediarios.

Todos los años, Europa soporta una carga de más 600.000 millones de euros en comisiones derivadas de las transacciones y medios de pagos. No es de extrañar la preocupación que generan en el sector financiero las criptodivisas. Un sector se está viendo más regulado desde el temor y con la única intención de proteger al sistema tradicional.

En este sentido, los expertos afirman que sería conveniente observar la nueva tecnología como una propuesta de valor y sobre todo verla como un puente de unión entre un sistema que no ha cumplido con algunas expectativas económicas y sociales. Uno de los aspectos más determinantes sería alcanzar un mayor nivel de igualdad en niveles de riqueza.

2 visualizaciones0 comentarios