Liquidez, divino tesoro

31-5-2022. Una encuesta realizada por el Bank of America entre gestores y empresarios constata que ambos colectivos han elevado sus posiciones de efectivo y han incrementado las posturas defensivas en sus carteras. La causa se encuentra en la creciente aversión al riesgo. Los niveles de liquidez se sitúan en su nivel más alto desde septiembre del año 2001, cuando se produjeron los atentados del 11-S.

El principal temor para muchos gestores se encuentra en la elevada inflación y en las políticas más agresivas por parte de los grandes bancos centrales. Los analistas dan por hecho que el Banco Central Europeo subirá sus tipos de interés de referencia en un cuartillo de punto en julio y otro cuartillo en septiembre.

De la Reserva Federal de Estados Unidos los mercados esperan subidas de medio punto en las dos próximas reuniones. Luego los tipos seguirán subiendo, pero a un ritmo más moderado.

Dentro de casa, según un estudio elaborado por KPMG y la CEOE un 25 por ciento de las empresas no ha visto afectada su facturación por la pandemia, mientras dos terceras partes estiman que su inversión aumentará y crecerá su plantilla. Las compañías tecnológicas han capeado el temporal mejor que el resto. Pero los empresarios mantienen en pie todas sus medidas de prudencia.

De cara a los próximos meses los analistas de Fidelity aconsejan invertir en empresas de gran calidad, como fórmula para protegerse de la incertidumbre existente sobre el crecimiento mundial. Paralelamente esta gestora recomienda dejar en segundo plano las inversiones en deuda corporativa. Esta firma advierte sobre el riesgo de recesión en la zona euro, por lo que apuesta por las economías emergentes que puedan beneficiarse por la subida de precios de las materias primas.


Delicada situación de la economía mundial

Las subidas en el precio el dinero (las que ya se han producido y las que vienen) componen un decorado muy complicado para la economía mundial. Algunos analistas ya hablan claramente de la probabilidad de recesión en Estados Unidos el año que viene y de una severa caída de la actividad en Europa.

Según los expertos, el PIB mundial ha crecido de forma exponencial en las últimas décadas. En el año 1970 la economía del mundo sumaba 3,4 billones de dólares. Hoy supera los 85 billones. Ahora, entre la pandemia y la guerra de Ucrania la actividad económica global seguramente empezará a contraerse.

Lo último que se sabe es que la economía de los países de la OCDE ha crecido tan solo un 0,1 por ciento en el primer trimestre, frente al 1,2 del trimestre anterior. Mientras tanto la economía del G-7 se ha contraído una décima entre enero y marzo. En ambos casos se deja notar la debilidad de las economías de Estados Unidos, Italia y Japón y la escasa fuerza del Reino Unido y Canadá.

3 visualizaciones0 comentarios