Los accionistas agitan la junta del Santander con muchas dudas y reclamaciones

1-4-2022. Este viernes se ha celebrado la junta de accionistas del Banco de Santander entre en las que entre otras cosas se han aprobado las cuentas récord de 2021 y el pago de un dividendo complementario a cuenta de 2021. Desde la sede de Boadilla del Monte la entidad presidida por Ana Botín ha reafirmado sus objetivos financieros para este ejercicio gracias a la sólida base de crecimiento de su modelo de negocio y su diversificación. Una solidez de la actividad de negocio que se ha confirmado en este primer trimestre con la concesión de nuevos créditos en niveles de prepandemia.

En este sentido, Ana Botín, ha confirmado ante sus accionistas que la “entidad espera mantener una alta rentabilidad en América y mejorar la rentabilidad en Europa”. Como consecuencia y apoyado en el consenso económico actual, la entidad ha reiterado sus objetivos financieros de 2022 anunciados en febrero.

Entre ellos destaca un crecimiento de los ingresos de alrededor del 5% en euros constantes, una ratio de eficiencia del 45%, un retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario por encima del 13% y una ratio de capital CET1 fully loaded del 12%. La entidad también prevé un crecimiento del BPA y en la suma del valor neto contable (TNAV) por acción más el dividendo por acción.

Unas cifras marcadas por el modelo de negocio basado en la diversificación que ha demostrado ser una ventaja competitiva durante la crisis financiera de 2008, durante la crisis de deuda soberana de 2011 y durante la pandemia, y explica por qué Santander siempre ha sido uno de los bancos más resilientes en los test de estrés. Así lo refleja su beneficio por acción (BPA), uno de los menos volátiles entre sus comparables en los últimos 20 años.

Una fortaleza que se está manteniendo en el arranque de este nuevo año, a pesar de las difíciles condiciones actuales. En el primer trimestre de 2022, apunta Botín, “la actividad comercial se ha mantenido fuerte, con ingresos en línea con el último trimestre y un crecimiento interanual de la nueva producción de créditos estimado en el 8%, a niveles prepandemia. Junto a ello, en este primer trimestre la eficiencia y el coste del crédito se mantuvieron en línea con lo previsto, el RoTE ordinario por encima del 13% y nuestra ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ en el 12%”.

Dividendo complementario

La junta general de accionistas de Banco Santander ha aprobado el reparto de un dividendo complementario en efectivo de 5,15 céntimos de euro por acción, pagadero a partir del 2 de mayo de 2022. Junto con el primer dividendo, pagado en noviembre de 2021, el dividendo en efectivo total con cargo a los resultados de 2021 se sitúa en 10 céntimos de euro. Incluidas las recompras de acciones, la retribución total a los accionistas con cargo a 2021 será de unos 3.400 millones de euros, lo que equivale a una rentabilidad por dividendo del 7,1%.

Botín ha confirmado que el banco mantendrá su objetivo de remunerar al accionista con el equivalente al 40% del beneficio ordinario para ir mejorando este porcentaje en los próximos años. La presidenta de la entidad también ha reiterado los objetivos del banco a medio plazo: un retorno sobre el capital tangible ordinario de en torno al 15% y una ratio de eficiencia de aproximadamente el 40%, al tiempo que mantiene una ratio CET1 fully loaded del 12%.


En este este sentido, José Antonio Álvarez, consejero delegado del Banco Santander, ha destacado la recuperación económica experimentada a lo largo de 2021 y el papel esencial que ha tenido la banca, en especial el Santander, en este proceso, acompañando a clientes y empresas en sus necesidades con altos estándares de calidad. Para ello la entidad ha acometido una profunda transformación que ha garantizado unos ingresos mejores que la media del sector, altos ratios de eficiencia y una rentabilidad por encima de la media.

Y aunque las consecuencias de la guerra, tal y como ha reconocido Álvarez, son inciertas en cuanto duración y extensión; “sea cual sea la evolución, el Banco de Santander tiene un punto de partida muy sólido gracias a su excelente situación de capital”.

Los accionistas del Santander levantan la voz

Una junta en la que ha participado el 68,7% de los accionistas con derecho a voto, lo cual representa un nuevo récord. Todo un éxito, aunque lejos de ser una balsa de aceite como podría esperar el consejo tras buenos resultados y las perspectivas de crecimiento.

No pocos accionistas han echado en cara los elevados y desproporcionados sueldos tanto de la presidente como del resto de miembros del consejo. También se ha criticado abiertamente la decisión de reducir el tiempo de intervención de 5 a 3 minutos por parte de los accionistas en las próximas juntas.

Un recorte del 40% del tiempo de intervención que pone en entredicho la transparencia de la entidad y cercena la capacidad de crítica o de realizar aportaciones por parte de los accionistas.

Comentarios poco agradables como las críticas como los gastos de más de 700 millones de euros en publicidad o las dotaciones de más de 4.400 millones de euros en provisiones que reflejan que no todas las cosas van también como quieren hacer creer. Al respecto, hay quien ha dejado entender que la entidad ha incorporado a Antònio Simöes con la posible intención de entregar el banco al HSBC en un futuro.

De hecho, se ha puesto en entredicho el interés de la entidad en cuidar al pequeño accionista más fiel e inversor a largo plazo, frente a los grandes fondos como Blackrock más preocupados por la rentabilidad y el corto plazo. Todo ello sin olvidar las quejas de los trabajadores que aseguran sentirse exhaustos tras la reducción de plantilla y el cierre de oficinas. Aspectos que la entidad se ha comprometido a vigilar y solucionar.

3 visualizaciones0 comentarios