Los analistas mantienen en el pedestal a ACS, pero el mercado se muestra más prudente

Pese a la intensa actividad comercial de ACS en los últimos meses, la acción no acaba de despuntar. Los innumerables contratos cerrados, en especial en Australia, han impulsado sobremanera su cartera de pedidos. Eso se ha traducido en un incremento del 25% en el beneficio, hasta los 545 millones de euros, al cierre del tercer trimestre de 2021 y todo apunta a que las cifras de final de año serán como mínimo notables.

Sin embargo, su cotización va a cumplir un año en una tediosa tendencia lateral en torno a los 22 euros por acción. Con el fin de animar a sus accionistas con una mejora en la rentabilidad por dividendo, el grupo ha procedido a reducir su capital social tal y como aprobó la junta el pasado mes de mayo.


Para ello, el grupo constructor ha amortizado un total de 10 millones de acciones propias por un importe nominal de cinco millones de euros, con cargo a beneficios o reservas libres. El capital social de la compañía queda así representado por 147,3 millones de euros, representado por 294,6 millones acciones, de 50 céntimos de euro de valor nominal cada una, totalmente suscritas y desembolsadas.


La sociedad se reserva la posibilidad de emitir acciones sin derecho de voto por un importe no superior a la mitad del capital social y con derecho a percibir un dividendo anual mínimo del uno por ciento del capital social desembolsado por cada acción, sin perjuicio de los demás derechos reconocidos por las leyes.


Los analistas dan a ACS un potencial alcista de más del 50%


Igualmente podrá la sociedad emitir acciones rescatables, por un importe nominal no superior a la cuarta parte del capital social y con el cumplimiento de los demás requisitos legalmente establecidos.


Esta reducción del capital permitirá mejorar aún más la rentabilidad por dividendo del grupo constructor, una de las más altas del mercado español. Este es uno de los factores por el que las casas de análisis tienen a ACS entre sus valores favoritos. Entre las recomendaciones más recientes destaca la de Société Générale. La firma francesa aconseja comprar con un precio objetivo de 34,5 euros por acción.


En la actualidad, los títulos de ACS se mueven en torno a los 22,7 euros, ligeramente por debajo de los niveles de comienzo de año con una capitalización cercana a los 7.000 millones de euros.

2 visualizaciones0 comentarios