Los Bancos Centrales y la perspectiva de género

25-4-2022. Los Bancos Centrales fueron creados, se supone, para controlar la estabilidad económica y monetaria de un país. Bien…, en realidad fueron creados para gestionar los créditos de guerra de los gobiernos, pero nos referimos a tiempos más modernos.

Sin embargo, acorde con el espíritu de la época, se está afianzando la tendencia a que estas instituciones, los bancos centrales, definan sus estrategias en función de objetivos políticos, y no económicos, como la “lucha” contra el cambio climático o contra la desigualdad (económica).


Según el BPI (Banco de pagos internacionales), la expresión “desigualdad de ingreso” apareció más que la palabra “inflación” en los discursos de los banqueros centrales en 2021. Por lo demás, en 2021, el 15% de los trabajos de investigación de la Reserva Federal versaba sobre la “desigualdad” (en 2005, eran el 5%).


En abril de 2021, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley con el objetivo de modificar el mandato de la Fed, para incluir en él la “eliminación de la brecha racial”. Hasta ahora, su mandato era la estabilidad de precios y el pleno empleo.


También en 2021, el Banco Central de nueva Zelanda se convirtió en el primero que incluía el control de precios de la vivienda en su mandato; a raíz de lo cual, la vivienda se ha encarecido un 25% en un año en el país de Jacinda Ardern.


Los Bancos Centrales, como en China


En fin, progresivamente, los bancos centrales de Occidente van aproximándose a las atribuciones del Banco Central de la República Popular China (BPOC). Por supuesto, el primer mandato del BPOC consiste en el control de la moneda y la estabilidad económica; pero tiene atribuidas, también, competencias para ejecutar una “política monetaria estructural”, es decir, la concesión selectiva de créditos y financiación a los distintos sectores económicos señalados por al Plan Quinquenal chino. De este modo, el 2021, prestó selectivamente por valor de 1,5 billones de yuanes (unos 234.000 millones de dólares)


Por su parte, Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, declaró que era una “misión crítica” (diríamos, señalada por el “plan quinquenal” europeo, también llamado Agenda 2030) la “incorporación del clima al marco estratégico” de la institución. Así, como el europeo, más de 100 bancos e instituciones financieras pertenecen ya a la “Red para la Ecologización del Sistema Financiero”: se trata de dificultar el crédito a las empresas de las industrias “sucias” y favorecerlos para las empresas “limpias” (Suciedad o Limpieza determinadas por las decisiones de la Comisión Europea).


A estos efectos, por cierto, la agricultura está considerada como una “industria sucia”, por lo que se le dificulta el crédito empresarial, a no ser que forma parte de una “cadena limpia”. Total, para qué financiar la empresa agrícola, si podemos subvencionarla en función de los planes quinquenales (perdón, …de las cuotas), de la Unión Europea.


24 visualizaciones0 comentarios