Los inversores crypto deben tener un corazón a prueba de bombas

El mercado de las criptmonedas se está viendo sometido en las últimas semanas a una intensa volatilidad, mucho más de lo que viene a ser habitual en estos activos, ante una nueva oleada de aversión al riesgo. Una agitación solo apta para corazones a prueba de bombas.


Entre los valores que han justificado estos movimientos fuera de lo normal, los analistas apuntan a la creciente regulación o la estacionalidad. Pero el principal responsable estaría siendo la erosión de la credibilidad del activo criptográfico como una inversión descorrelacionada y de cobertura contra la inflación.

La concatenación de todos estos factores vendría a explicar la fuerte caída del bitcoin de más del 22% durante el mes de enero y de cerca del 50% desde los máximos históricos de noviembre, en casi 69.000 dólares

En primer lugar, las recientes caídas en Wall Street y el sufrimiento generalizado de los valores tecnológicos han servido de excusa al mercado para prolongar una corrección que se venido fraguando desde hace varias semanas, con el bitcoin incapaz de dar razones a los alcistas para elevar su precio por encima de la resistencia de 45.000 dólares.

"El pesimismo sigue creciendo entre los inversores y operadores cuando se trata de activos de mayor riesgo y esto está influyendo principalmente en el precio de la renta variable y del bitcoin”, comenta Naeem Aslam, jefe de análisis de Avatrade.

Además, “la profunda correlación con la bolsa solo indica una menor utilidad de las cryptos como clase de inversión”, añade por su parte Neil Wilson, analista de Markets.com.

En este sentido, habría que plantearse si la moneda de Satoshi Nakamoto funciona realmente como esta forma de inversión alternativa que se busca. "Muchas veces se comporta al revés, como una acción con una beta muy alta, en la que las noticias buenas mejoran las perspectivas de las criptodvisas y las negativas, al revés, bajan el precio, cuando lo que se estaría buscando, originalmente, es un activo no correlacionado con el resto del mercado", reflexiona Ramiro Martínez-Pardo, CEO y cofundador de HeyTrade.

Asimismo, la estacionalidad no juega a favor de la moneda digital. “Enero no es el mejor mes para el bitcoin históricamente hablando, ya que el precio tiende a ser mucho más volátil”, explica Aslam. En los últimos diez años, hemos visto ganancias mínimas para el primer mes del año.

Alta regulación y lenta adopción por parte del mercado

Otro de los motivos por el que los activos digitales se están viendo presionados a la baja son los cambios normativos que se empiezan a anunciar en todo el mundo con el fin de regular el mercado de las criptomonedas. La SEC, Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, parece dispuesta a cumplir con lo que espera el mercado estadounidense y tiene planes para tomar medidas enérgicas contra las bolsas de 'criptos' en 2022.

Si bien las normas que acaben por imponerse en Wall Street serán el faro que guiará a la criptoindustria, según comenta Martínez-Pardo, ya que “es la referencia”, Europa sigue pendiente del desarrollo del Reglamento europeo conocido como 'MiCA' (Markets in Crypto-Assets) sobre el mercado de criptoactivos. La ley, que se ha aplazado a 2024, regulará tiene previsto regular cualquier tipo de divisas criptográficas, incluidas aquellas que hasta ahora quedaban fuera de otras normas europeas sobre mercados financieros.

En paralelo, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) está presionando para que la Unión Europea prohíba la minería de criptodivisas para los activos que utilizan el modelo de prueba de trabajo (PoW por el inglés proof-of-work) como el bitcoin. En la misma línea, el Banco Central de Rusia ha propuesto prohibir el uso y la minería de criptomonedas en su territorio, alegando amenazas a la estabilidad financiera, el bienestar de los ciudadanos y su soberanía en materia de política monetaria.

Por último, Aslam hace hincapié en que la adopción de los tokens digitales marcha a ralentí. “Ha pasado tiempo desde que escuchamos noticias como la de Tesla y el bitcoin. Cuando Elon Musk (CEO del fabricante de automóviles eléctricos) anunció que los consumidores podrían comprar sus productos con bitcoins, el precio subió como la espuma”, recuerda el analista de AvaTrade. “Antes, tuvimos la noticia de que Paypal empezó a aceptar el bitcoin”, prosigue, y añade: “Ese tipo de oleadas de noticias fueron un gran apoyo para los precios. Hoy en día, nos faltan”.

Dicho esto, “el bitcoin sigue siendo la moneda del futuro”, proclama el experto. “El dinero inteligente y otras instituciones ciertamente van a aprovechar la acción del precio actual, y es probable que se embolsen alguna gran ganga”, concluye Aslam.

2 visualizaciones0 comentarios