Los mercados financieros y de materias primas, como pollo sin cabeza, buscan un clavo ardiendo

21-02-2022. Los inversores no saben muy bien a qué carta quedarse, así que los mercados se mueven según evoluciona la situación y las expectativas en torno a la crisis que se vive en la frontera de Rusia con Ucrania.

Los mercados buscan, necesitan, un muro de contención. Necesitan un clavo ardiendo al que aferrarse. Los más animosos creen que se ha entreabierto una rendija en la puerta de la esperanza con la reunión que mantendrán al final de la semana el ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el secretario del Estados de EEUU, Antony Blinken.



Ambos países aseguran que apuestan por una solución diplomática, pero ambos se preparan para un desenlace bélico. La situación entra, por tanto, en un cierto “impasse” a la espera de esa reunión entre los representantes de Moscú y Washington.


Parece que hay que esperar todavía mucho tiempo de inestabilidad y falta de rumbo en las Bolsas y en otros mercados, como el petrolero, el de divisas y el de deuda pública. Tanto la Casa Blanca como la OTAN aseguran que la invasión el inminente, mientras Moscú asegura que no es su intención tal cosa. Sin embargo, el propio presidente ruso ha dirigido este fin de semana unas maniobras en las que se ha utilizado armamento con capacidad nuclear. Y a los inversores les han vuelto a temblar las canillas. No es para menos.


Además, los inversores están muy pendientes de los avances de la diplomacia francesa, ante la posibilidad de que se produzca una reunión entre los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladmir Putin, siempre que no se produzca una invasión del territorio ucraniano.


El 16 de marzo, gran cita de los inversores con la Reserva Federal


Y, como guinda del pastel, los inversores siguen preocupados por los próximos movimientos de los grandes bancos centrales. Las previsibles subidas de tipos pueden sumarse a la crisis de Ucrania dar como resultado un cóctel realmente explosivo. Los inversores estudian con lupa las actas de la última reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos.


En ese consejo de gobierno la autoridad monetaria estadounidense dejó bastante claro que comenzará a elevar sus tipos de interés ya en el mes de marzo para luchar contra el aumento vertical de la inflación. Y además lo hará con intensidad y con rapidez, pero irá tomando decisiones mes a mes.


Posteriormente comenzará a reducir su balance (comenzará vender los bonos de su cartera) para drenar liquidez del sistema y así aminorar las presiones inflacionistas.


El consejo que celebrará la Reserva el 16 de marzo se convierte de esta forma en una cita vital para los inversores de medio mundo. Los analistas del broker japonés Nomura pronostican un aumento de medio punto en marzo y luego hasta seis subidas más a lo largo del año.

10 visualizaciones0 comentarios