Me juego un dólar a que el BCE sube tipos antes de que acabe el año

Con la inflación en el 5 por ciento en Europa y en el 7 por ciento en Estados Unidos, los grandes bancos centrales no pueden andarse con chiquitas. Hoy la Reserva Federal dejará claro que hace falta mano dura. A las ocho de la tarde se conocerán las decisiones del consejo de la Reserva Federal de Estados Unidos. Los mercados han descontado tres o cuatro subidas de un cuartillo de punto a lo largo de este año, comenzado en marzo. Y otras tres el año que viene.


Christine Lagarde, presidente BCE

Una inflación tan desatada como la actual exige movimientos drásticos. La Reserva podría dejar entrever hoy esa idea de mayor intensidad en su política monetaria. Y podría dejar clara su hoja de ruta para los próximos trimestres. Bank of America pronostica al menos nueve subidas de tipos de interés en el país de las barras y las estrellas a lo largo de este año y el próximo.


Lagarde se muestra reacia a subir tipos, pero la inflación presiona


Pero tampoco sería extraño que pronto Crhistine Lagarde, la gobernadora del Banco Central Europeo, se pusiera el mono de trabajo y comenzase a preparar el terreno para un endurecimiento monetario... y eso a pesar de que ha asegurado en numerosas ocasiones que no endurecerá su política monetaria en este 2022. Se mueve entre la imperiosa necesidad de detener la escalda de la inflación y la no menor necesidad de mantener vivo el crecimiento económico. Pero a la fuerza ahorcan.


De esa misma opinión son también los analistas del Deutsche Bank, el banco central alemán, que esperan una primera subida de tipos de interés en la zona euro a finales de este mismo año. Espera que el Banco Central Europeo aumente el precio del dinero en 25 puntos básicos en diciembre. Luego pronostica una cadena de subidas trimestrales de un cuartillo de punto hasta finales del ejercicio 23.


Y eso que la economía languidece. El Fondo Monetario Internacional ha rebajado en seis décimas su estimación para el crecimiento del PIB español en el año en curso, hasta el 5,8 por ciento. Para Estados Unidos el FMI ha recortado sus previsiones hasta el 4 por ciento, frente al 5,2 por ciento de su informe de otoño. También ha podado su previsión para la economía de China. La ha reducido en 8 décimas, hasta el 4,8 por ciento este año.


Por su parte, los analistas de Bank of America Global Research creen que la economía española lo va a hacer mejor que el resto de la zona euro tanto en este año como en el próximo. Esperan una recuperación del PIB del 5,7 en este año y del 3,5 en 2023. Estas mejores proyecciones respecto a los países vecinos descansan, en parte, en los efectos de los fondos procedentes del plan de recuperación.


Los analistas de la aseguradora Mapfre han reducido siete décimas de punto sus previsiones de crecimiento económico en España en el este ejercicio. Espera un aumento del PIB este año del 5,5 por ciento. La escalada de la inflación y el estrangulamiento de la cadena de suministros lastra la actividad económica. El servicio de estudios de la firma condiciona este crecimiento a la evolución de los costes de la energía y de la pandemia, así como al aprovechamiento que se consiga de los fondos europeos de reconstrucción.



3 visualizaciones0 comentarios