• EA

Naturgy o cómo "morir de éxito" tras alcanzar máximos absolutos en enero

En el mercado, los excesos se pagan, pero que me quiten lo bailado. Eso deben pensar los responsables Naturgy después de ver como los analistas de Renta 4 han rebajado su recomendación de mantener a infraponderar. Los argumentos de la casa de análisis es que la compañía ha registrado una intensa subida tras la OPA del grupo sobre IFM.


Una subida un tanto desproporcionada, a pesar de que sus resultados muestran una muy positiva evolución. El beneficio neto de la gasista se ha elevado a 1.214 millones de euros al cierre de 2021, frente a las pérdidas de 347 millones registradas un año antes.


Los costes de reestructuración ligados al plan de salidas voluntarias de empleados en España, y los costes de desistimiento por contratos onerosos de ventas de gas en el último trimestre del año han sido contrarrestados casi en su totalidad por las plusvalías netas por la venta de CGE Chile, el acuerdo en UFG, y la reversión de la provisión del canon hidráulico 2013-2020 durante el último trimestre de 2021.


Los analistas de la firma consideran que las cuentas han estado "beneficiadas por la recuperación de la demanda y la subida en el precio de las materias primas, que permite situar la cifras en línea con sus estimaciones en la parte alta de la cuenta de resultados, pero sorprendiendo positivamente a nivel de beneficio neto gracias a la reversión del canon hidroeléctrico, principalmente".


Según Renta 4, la gasista cotiza muy por encima de su precio objetivo


Pese a las mayores inversiones, las desinversiones han permitido al grupo energético una fuerte reducción de la deuda neta, aunque todavía por encima de las expectativas de Renta 4 debido a una peor evolución del capital circulante respecto a sus previsiones consecuencia de la volatilidad en los precios del gas (efecto transitorio que está previsto que se recupere en los próximos trimestres)".


Todo quedan pendiente ahora de las previsiones que pueda dar la compañía de cara a 2022 ante el contexto de volatilidad de los precios de las materias primas, y cómo los diferentes problemas que están atravesando por los cuellos de botella podrían estar afectando a sus planes de inversión, principalmente en el área de las renovables.


Por este motivo, la firma ha decidido reiterar su precio objetivo en 24,77 euros por acción. Una estimación que se sitúa muy por debajo de los 28 euros en los que cotiza el valor en la actualidad tras alcanzar máximos a cerca de 30 euros a mediados del pasado mes de enero.

1 visualización0 comentarios