Rusia empieza a perder la guerra financiera. Las agencias recortan su rating

4-3-2022. La invasión de Ucrania se está convirtiendo en un quebradero de cabeza para Rusia. No solo por el coste en vidas de soldados, muchas más de las que se pensaban, sino también financiera. La batería de sanciones impuestas desde Occidente y la huida de empresas puede llevar al colapso financiero del país. De hecho, todas las agencias de ranking internacionales han procedido a recortar su calificación a niveles de bonos basura.


La última agencia de medición de riesgos en adoptar esta medida ha sido S&P Global Ratings. La firma ha rebajado la calificación de la deuda rusa a 'CCC-', advirtiendo de que podría degradarla aún más, dado que las últimas sanciones socavan la capacidad del Banco Central de Rusia para actuar.

"El conflicto militar de Rusia con Ucrania ha provocado una nueva ronda de sanciones del G7, incluidas las dirigidas a las reservas de divisas del Banco Central de Rusia (CBR). Esto ha vuelto inaccesible una gran parte de estas reservas, socavando la capacidad del CBR para actuar como prestamista de última instancia y perjudicando lo que había sido, hasta hace poco, la fortaleza crediticia sobresaliente de Rusia: su posición de liquidez externa neta", señala S&P en su informe.

Para mitigar la alta volatilidad resultante del tipo de cambio y del mercado financiero, y para preservar las reservas de divisas restantes, las autoridades rusas, entre otras medidas, han introducido medidas de control de capital. Estas medidas llevan a pensar a la firma que los tenedores de bonos del gobierno no residentes podrían dejar de recibir los pagos de intereses y capital en horas.


La solvencia de Rusia cae a zona de bono basura

Motivo más que suficiente para recortar las calificaciones crediticias soberanas en moneda local y extranjera a largo plazo de Rusia a 'CCC-' desde 'BB+' y 'BBB-', respectivamente. "La rebaja sigue a la imposición de medidas que creemos que probablemente aumentarán sustancialmente el riesgo de incumplimiento", señalan los analistas.

Y no es la primera agencia de rating en dar este paso. En estos últimos días han sido varias las agencias de calificación que se han pronunciado sobre la situación. Fitch y Moody's han recortado hasta 'B' y 'B3', respectivamente, la nota de solvencia de la deuda soberana de Rusia, a la categoría especulativa o 'bono basura', a medida que aumenta el riesgo de que las sanciones internacionales puedan socavar su capacidad y disposición para pagar la deuda.

Por su parte, Scope Ratings ha rebajado las calificaciones de emisor a largo plazo y de deuda senior no garantizada de Rusia a 'BB+', tanto en moneda extranjera como local, y las ha puesto en revisión.

4 visualizaciones0 comentarios