Siemens Gamesa se desinfla tras presentar sus previsiones del primer trimestre

Después del “profit warnig” anunciado a mediados del año pasado, lo peores presagios que se temían los accionistas de Siemens Gamesa han terminado por cumplirse. En su revisión preliminar del primer trimestre de su ejercicio fiscal, entre octubre y diciembre, la compañía ha decidido ajustar sus guías de mercado para este año 2022.

Durante el primer trimestre, señala la compañía, el desempeño se ha visto negativamente afectado por las disrupciones en la cadena de suministro, que ahora se espera tengan una duración mayor de la inicialmente prevista, que se ha sumado al impacto continuado de la pandemia.

Todo ello ha tenido como resultado una inflación de costes mayor de la esperada con especial efecto en el segmento de Aerogeneradores. La volatilidad de las condiciones de mercado ha afectado además a las decisiones de inversión de algunos de sus clientes y, como consecuencia, provocando retrasos en algunos proyectos.


También hay que sumar los desafíos sufrido durante el lanzamiento de la plataforma Siemens Gamesa 5.X, incluyendo algunos cambios de diseño necesarios, que han terminado por afectar al programa de producción y ejecución de proyectos.


Fruto de todos estos factores se ha producido un impacto negativo en EBIT por importe de 289 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio 2022, debido, principalmente, a desviaciones en la estimación de costes en contratos onerosos.

No obstante, la contribución de Aerogeneradores Offshore se ha mantenido positiva y Servicios ha obtenido una rentabilidad por encima del 20% (EBIT pre PPA y antes de costes de I&R) en el trimestre, a pesar de las alteraciones en la cadena de suministro y su impacto negativo en nuestras operaciones.


Como consecuencia, las ventas del fabricante de aerogeneradores en este primer trimestre se han quedado en 1.800 millones de euros frente a los 2.300 millones alcanzados en igual período del ejercicio precedente, mientras que el Ebit pre PPA ha tenido un resultado negativo de 309 millones respecto a las ganancias de 121 millones entre octubre y diciembre de 2020.


El fabricante de aerogeneradores trabaja para revertir la situación


A partir de ahora, sin embargo, la compañía confía en que el desempeño durante el resto del año se beneficie de mayor nivel de actividad y del desempeño positivo de sus negocios de Aerogeneradores Offshore y Servicios, mientras prosigue con los esfuerzos de transformación en nuestro negocio de Aerogeneradores Onshore.


Siemens Gamesa está trabajando además en otras iniciativas como la potencial venta de su cartera de parques eólicos en promoción del sur de Europa que podrían tener un impacto positivo en los resultados en los próximos meses.


Mientras tanto, en base al desempeño del primer trimestre y a la visión para el resto del ejercicio, la compañía ha ajustado sus guías para el ejercicio 2022 con una estimación de la caída de sus ingresos de entre el 2% y el 9%, un Ebit pre PPA en un rango caída del 4% y una subida del 1%, significativamente inferior a las previsiones anteriores.


A pesar del complejo entorno a corto plazo, el grupo mantiene su visión a largo plazo para el negocio, aspirando a un margen Ebit pre PPA y antes de costes de I&R con un crecimiento de entre un 8% y un 10%.


Los accionistas han respondido a estos resultados preliminares con fuertes ventas. La cotización ha pasado a caer más de un 12% y ya acumula un desplome del 21% en el acumulado del año para deslizarse hasta los 16,6 euros por acción. Estas caídas han acentuado el perfil bajista de Siemens Gamesa que no ha dejado de caer desde sus máximos, en 38,5 euros, a principios de 2021

4 visualizaciones0 comentarios