Tras la subida del euríbor, a los hipotecados les toca rascarse el bolsillo

21-4-2022. Rascarse significa refregarse o frotar fuerte la piel con una cosa aguda o áspera, y por lo regular con las uñas, generalmente para quitarse la comezón. Rascarse el bolsillo es otra cosa. Ahora a muchos ciudadanos con hipotecas a tipo variable les va a tocar rascarse bien la faltriquera y apretarse un poco más el cinturón.

El euríbor a doce meses ha entrado en terreno positivo por primera vez en los últimos seis años. Este índice, que se utiliza como referencia para la mayoría de los créditos hipotecarios en España, se sitúa ya en el 0,005 por ciento. No es mucho, pero es que hace un año estaba en el menos 0,48 por ciento. De hecho, estableció su mínimo histórico a mediados de diciembre del año pasado, con una lectura del menos 0,518 por ciento.

Los analistas esperan que termine el mes en el 0,02 por ciento y que llegue a diciembre en torno al 0,10 por ciento. No se movía por encima de cero desde febrero de año 2016. Detrás de este repunte se encuentra la posibilidad de que el Banco Central Europeo comience pronto a elevar el precio del dinero para luchar contra la desbocada inflación. El próximo consejo del BCE está previsto para comienzo de junio.


La alta inflación justifica una subida de tipos de interés


Algunos miembros del BCE ya barajan la posibilidad de que el primer repunte en el precio el dinero pueda tener lugar antes de que termine el verano o inmediatamente después. El desbocado aumento de la inflación justifica estas previsiones. Ayer se conoció que los precios industriales se han disparado en Alemania un 30,9 por ciento en marzo. Es un dato.

Con estas referencias, los mercados descuentan ya dos o incluso tres subidas de tipos de interés en Europa antes de que termine el ejercicio. Es un ritmo muy lento comparado con el de la Reserva Federal de Estados Unidos, que prepara subidas en todas y cada una de sus próximas reuniones hasta al menos mediados del año próximo. Los expertos creen que en su comité de mercado abierto del cuatro de mayo la Fed puede dar un puñetazo en la mesa y subir su tipo de referencia medio punto o incluso tres cuartos de punto.

La primera derivada de la subida del euríbor es que las cuotas de las hipotecas a tipo variable subirán en la próxima revisión. Este tipo de préstamos se revisa trimestral, semestral o anualmente. Así que no hay buenas noticias para los ciudadanos hipotecados. Subirán las cuotas de todos los créditos que se revisen próximamente.

Quien más quien menos a estas alturas ya está calculando cuánto le subirán las “letras" de su crédito hipotecario. La próxima “dolorosa” será más difícil de pagar que la anterior. Los analistas han comenzado a desgranar sus estimaciones. Una hipoteca media de 150.000 euros, con un tipo del euríbor más el 1 por ciento y con un plazo de vencimiento de 25 años puede encarecerse en torno a 30 euros al mes, lo que supone unos 360 euros más al año.

Con las hipotecas más caras, con las subidas de impuestos que se avecinan, con los carburantes y la electricidad en precios prohibitivos y con los alimentos disparados... habrá que ir aprendiendo a no comer.

3 visualizaciones0 comentarios