Y ahora, tras la Fed, le toca el turno al BCE; pendiente de un barril de crudo en 300 dólares

22-3-2022. La semana pasada la Reserva Federal de Estados Unidos elevó el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el 0,25 por ciento y dejó claro que seguiría endureciendo su política monetaria en los próximos meses hasta dejar su tipo de referencia a final de año en torno al 2 por ciento. Y comenzará en breve a reducir su balance, es decir venderá poco a poco su abultada cartera de bonos y así drenará liquidez del sistema. El objetivo principal es detener y revertir cuanto antes la escalada de la inflación, que roza ya el 8 por ciento.

Los analistas del banco estadounidense Goldman Sachs esperan siete subidas de tipos de interés este año y otros cinco aumentos en 2023. Los expertos de la firma creen que la Reserva encarecerá el precio del dinero en todas y cada una de sus reuniones hasta el primer trimestre del año próximo.

La primera derivada es que el euro se debilita. Ha bajado con especial rapidez frente al dólar tras escuchar al presidente de la Reserva, Jerome Powell. Aseguró ayer que quizá sea necesario aumentar la agresividad de sus actuaciones para luchar contra la escalada vertical de la inflación. No ha descartado subidas de medio punto en su tipo de referencia si hiciera falta.

El euro se cambia por menos de 1,10 dólares, lo que encarece un poco más la factura energética. El petróleo y el gas se pagan en dólares en los mercados internacionales.

La posibilidad de que la Unión Europea vete las importaciones de crudo ruso empuja los precios del crudo. Estados Unidos y Gran Bretaña ya lo hicieron hace unas semanas. Además, las instalaciones petroleras de Arabia han sufrido ataques este fin de semana por parte de los insurgentes hutíes del Yemen, lo que ha complicado las cosas un poco más.

El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, ha asegurado que si la UE embarga el petróleo de Rusia el precio del barril podría llegar a los 300 o incluso 500 dólares. Dios no lo quiera.

El mandato del BCE es mantener la inflación bajo control

A este lado del Atlántico, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, tiene prevista hoy una nueva intervención pública. Ayer aseguró que no observa síntomas de estanflación. Aun así, constató que Europa se verá afectada por una menor actividad económica en el futuro.

El BCE no movió ficha en su último consejo. No tocó el precio del dinero, que sigue en el cero por ciento, con la facilidad de depósito en el menos 0,5. Esta es la cantidad que cobra a las entidades financieras que dejan aparcado su dinero en las arcas del BCE.

La novedad es que la autoridad monetaria europea va a aumentar el ritmo en el que reducirá sus compras de bonos. Irá reduciendo progresivamente sus compras de deuda hasta eliminarlas por completo antes de que acabe el segundo trimestre del año. Es su forma de luchar contra el galopante repunte de la inflación en toda Europa. El próximo consejo del BCE se celebrará el 14 de abril.

8 visualizaciones0 comentarios